RADIO CIGÜEÑA 98,4 f.m.

"EL CINE"..., COLABORACIÓN DE LA CASA DE ANDALUCÍA DE RIVAS VACIAMADRID

cada quince días una película comentada

colaboración de la "Casa de Andalucía de Rivas Vaciamadrid"

Índice de noticias... ampliar

 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Twittear

VIAJE A SILS MARÍA

de Olivier Assayas

Nos echamos al monte
La madura actriz María Enders, (Juliette Binoche), acompañada por su asistente Valentine, (Kristen Stewart), va a Zurich a recoger un premio que se le otorga al huraño dramaturgo Wilhelm Melchior, autor de la obra “Maloja Snake” que ella protagonizó cuando tenía 18 años. “Maloja Snake” es el duelo entre una actriz que empieza, Jo- Ann, y Helena, una famosa actriz en decadencia.

Ahora, 20 años después, el director Henryk Wald, (Hanns Zischler), propone a María interpretar el papel de la vieja actriz, mientras que una joven estrella cinematográfica, (Cloë Grace Moretz), interpretará el papel de la joven Jo-Ann. María no está predispuesta interpretar a la actriz madura. Pero el suicidio del dramaturgo, momentos antes de recibir el premio, cambia los planes de María, que se desplaza al lago Sils, en el valle alpino de la Engadina, donde vivía el dramaturgo suicida, para preparar el papel.

 

Narciso en el agua del lago 

No. No crean que Olivier Assayas hace un “remake” de “Eva al desnudo”, la fascinante película de Joseph L. Mankiewicz, aunque constituye un gran homenaje al director norteamericano. Pero también hay un rendido homenaje a Ingmar Bergman y su película “Persona”, en la presencia constante del ausente dramaturgo. O en las escenas del salón de casa del dramaturgo. Y un impresionante homenaje a Michelangelo Antonioni, en la secuencia inicial en el tren y en la secuencia final sobre el escenario de la representación teatral. María. Homenajes necesarios por cuanto “Viaje a Sils María” contiene una reflexión sobre el cine en sí. Y un manifiesto sobre sí mismo.

Pero hay muchas más cosas en este Sils María, el valle más alto del macizo suizo de Maloja, considerado por Friedrich Nietszche como lugar ideal para alcanzar elevación artística e intelectual. Y entre montañas y prados, nubes y lagos, Assayas, cual Marcel Proust cinematográfico, construye toda una metafísica sobre el tiempo, sobre la rebelión de su devastadora cabalgata o la aceptación de su terrorífica destrucción. La “búsqueda del tiempo perdido” es el eje central sobre el que se articulan todos los otros temas. Y también la película.

En el agua del lago se desarrolla todo un juego especular. La joven Valentine no es la persona enamorada de María, o María se enamora de Valentine. María y Valentine son la misma persona. La joven es el reflejo de la famosa actriz. El espectador no sabrá si las dos mujeres están ensayando, o dejan fluir sus sentimientos reales hacia exterior. No distinguirá entre la vida real y la vida ficticia. Y el teatro, con su aspiración a la eternidad y su esencia fugaz, es la metáfora perfecta de la actuación del tiempo. Bastará un simple manotazo, o que las nubes serpentinas oculten el agua, para que todo se destruya, para que la realidad desaparezca o quede deformada. Valentine desaparece sin que el espectador sepa cómo o por qué. Y esa deformación, o destrucción, -ni que Valle Inclán hubiera reformulado cinematográficamente su estética- forma una nueva unidad que sigue adelante y se proyecta sobre el futuro. Narciso puede volver a contemplar su reflejo, y su realidad, en el agua. 

Para esta complejísima película Olivier Assayas ha ideado una puesta en escena simplísima, de un esquematismo y de una pobreza que a su lado la pobreza ansiada por San Francisco podría parecer un auténtico lujo. Una puesta en escena soberbia que permite una muy meditada planificación medida al milímetro. 
Es cierto que el querer decir tantas cosas asume el riesgo de que el ritmo, a veces, se resienta y llegue a hacer presencia cierta pesadez. Pero ese es un mal menor ante la belleza de la película.  A Olivier Assayas habrá que incluirlo en la nómina de grandes directores del sorprendente cine francés actual.

¿Y hay que decir algo de Juliette Binoche? Pues si hay que decir algo diré que me parece prodigiosa, que si siempre está bien, aquí posiblemente haga su mejor interpretación. Estoy convencido de que la señora Binoche es la actual Annie Girardot insuperable de antaño.

Y una buenísima noticia para los hinchas de Kristin Stewart: ¡ha aprendido a actuar! Por lo menos puede considerarse que actúa como una alumna de tercero de la Escuela de Arte Dramático. Yo lo creía imposible.

¿Y qué español se acuerda del jesuita don Baltasar Gracián, salvo para citar anónimamente aquello de “lo bueno, si breve, dos veces bueno”? Pues  Assayas le rinde enorme homenaje cuando María exclama: “hacer lo mejor y saber cómo mostrarlo es hacer lo mejor dos veces”. ¿Estarán vivos y actuales nuestros clásicos? ¡Y nosotros sin saberlo!



Vicente Parra Fenollar

enlace directo al comentartio en la web de la casa de Andalucía de Rivas Vaciamadrid

Índice de comentarios anteriores... anteriores

www.radiociguena.org 

Inicio Menú

Acerca de Nosotros |Privacy Policy | Contacta con nosotros | ©2006 A.C.T.C. Radio Cigüeña