RADIO CIGÜEÑA 98,4 f.m.

"EL CINE"..., COLABORACIÓN DE LA CASA DE ANDALUCÍA DE RIVAS VACIAMADRID

cada quince días una película comentada

colaboración de la "Casa de Andalucía de Rivas Vaciamadrid"

Índice de noticias... ampliar

 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

Twittear

BIRDMAN
(o la inesperada virtud de la ignorancia)

Alejandro González Iñárritu

De Broadway al “show business” pasando por Hollywood.

Un maduro actor, (Michael Keaton), consagrado por interpretar en cine uno de esos héroes icónicos sacados de los tebeos de la factoría Marvel, se emperra en hacer una obra de teatro en Brodaway para recuperar el prestigio que tuvo antes. Hacerla a su manera, claro está, pero, desgraciadamente para él, su productor, (Zach Galifianakis), quiere que sus exquisiteces actorales de vieja momia hollywoodiense se enfrenten a las moderneces del joven salido del Actor’s Studio, (Edward Norton), más vulgares, pero más puestas al día y, por tanto, más del gusto del público (léase más venta de localidades e ingresos por taquilla). La aventurita hará que el viejo actor se replantee su vida y que se ponga a recuperar a su familia.

La insoportable pesadez del ser.

Y todos sabemos que el ser del cine es su planificación. Tan es así que Sir Alfred Jospeh Hitchcock, tan “british” él, se puso a cavilar como ser famoso en 24 horas y no dio con otro recurso que montarse una película con un único plano, lo que suponía unidad de tiempo y de lugar. De tal “tour de force” salió la espléndida “La soga”. Y don Orson Welles nos dejó acojonados con el fastuoso e interminable trávelin que seguía la bomba recién detonada para ver si explotaba o no, o cuando, o en qué lugar. Era el inicio de “Sed de mal”, travelín convertido en enseñanza obligatoria en cualquier facultad de cine que se precie. Y don Gus van Sant, para meternos dentro del alma del protagonista de la fascinante “Elephant”, decide pegar la cámara al cogote del chaval y recorrer los pasillos del inquietante Instituto.

Pero estamos en la era digital. Y eso puede con todo. Los directores actuales tienen toda una inmensa panoplia de recursos para hacer lo que les dé la real gana sin tener que rascarse mucho el caletre. Y pueden hacer planos secuencias únicos y desmesurados sin tener en cuenta unidad de tiempo y de lugar, pues la puesta en escena ya se hará en post-producción.

Y así don Alfonso Cuarón se monta un plano secuencia, más  largo que un día sin pan, para abrir “Gravity”. Pero más falso que Judas, pues la cosa digital había hecho de las suyas y de plano secuencia nada de nada.

Vicente Parra Fenollar

enlace directo al comentartio en la web de la casa de Andalucía de Rivas Vaciamadrid

Índice de comentarios anteriores... anteriores

www.radiociguena.org 

Inicio Menú

Acerca de Nosotros |Privacy Policy | Contacta con nosotros | ©2006 A.C.T.C. Radio Cigüeña