RADIO CIGÜEÑA 98,4 f.m.

"EL CINE"..., COLABORACIÓN DE LA CASA DE ANDALUCÍA DE RIVAS VACIAMADRID

cada quince días una película comentada

colaboración de la "Casa de Andalucía de Rivas Vaciamadrid"

Índice de noticias... ampliar

 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Twittear

COHERENCE

de James Ward Byrkit


Lo normal

Mike (Nicholas Brendon), actor venido a menos y con problemas de alcohol, y Lee (Lorene Scafaria) son un matrimonio (o pareja, qué más da), que viven en un tranquilo barrio de una ciudad de los USA y que tienen unos cuantos amigos, entre los que se cuenta Em (Emily Foxter). Normal.

Un buen día deciden invitar esos amigos a una tranquila cena en su reducida casa. Normal.

Durante la cena hablan, y hablan, y hablan. Muy normal.

Cuentan anécdotas de ahora y del pasado. Normalito. De pronto, como en toda conversación de hoy, necesitan conectar con Internet. Normal. Pero Internet se ha caído. Normalísimo. Se ponen como locos a toquetear los teléfonos y los teléfonos han dejado de funcionar. Más normal todavía. Por el cielo no se sabe si andan artefactos pero sí se sabe que un cometa se pasea como Pedro por su casa. Algo menos normal. Y la luz se va. ¡Joder, que esto debe ser anormal en la metrópoli imperial porque todos los personajes quedan muy extrañados! Y el barrio queda a oscuras. Aumenta la anormalidad. Solo en una casa hay luz. Anormalísimo. Van a esa casa… ¿y para qué?... ¡El pifostio mayúsculo!

 

Entre metafísica y física andamos.

Todos los años se reúne en Sitges el Santo Cónclave de la Ciencia Ficción y del Horror. Y este año sobre Coherence pontificó: “¡La hostia, tú!” Primer dogma revelado en el Santo Cónclave: con dos perras gordas se puede hacer una gran película de ciencia ficción. Segundo dogma revelado: un grandísimo guión. Tercer dogma revelado: brillantísima idea. Cuarto dogma revelado: inmenso trabajo de los actores. Quinto dogma revelado: apropiadísima cena de amigos. Sexto dogma revelado… dogma… dogma…

Y uno, que ya es mayor, está hasta los cojones de tanto Santos Cónclaves, Santos Sínodos y, sobre todo de dogmas y de “dogma95”, aquel bienido movimiento cinematográfico que se inventaron los daneses Lars von Trier y Thomas Vinterberg para salir adelante, pero que ni ellos mismo se lo creyeron por cuanto, apenas un año después, ya lo habían abandonado para, con sus esplendorosa “Celebración” el uno y su “Los idiotas” el otro, consagrarse de verdad como grandes cineastas. Pero algún bobo quedaba por ahí y, ahora, en los Usa hay uno que se pone la mitra, también con su primera película: James Ward Byrkit. Ya veremos cómo continúa. Pero por ahora todo Santo Padre Conclavista junta las manos y pone los ojos en blanco en pleno arrobo místico para entonar el “Veni Creator”

Digamos que eso de reunir a unos amigos en una cena que empieza cantándose “La Noche Buena se viene, la Noche Buena se va” y acaba como el rosario de la aurora a tortazo limpio es tan antiguo como el cine mudo o, sin irnos tan allá, como “La cena de los acusados”, del mal olvidado W. S. Van Dyke de 1934, la “Marie-Octobre” del enorme Julien Duvivier de 1959, o “El ángel exterminador” de Luís Buñuel de 1963 aún potable en su exilio mexicano. Y de muchísimos más.

Que eso de llevarse los actores a un espacio cerrado, a un “huis clos” que ponía ante las narices el descenso a los infiernos, es casi tan antiguo como el cine. Y si no, que se lo pregunten al genial Charlot de “La quimera del oro” y su merendola de una suela de zapato.

Y el “sí es-no es” lo abordan infinidad de películas empezando por la esplendorosa “Rashomon” del no menos genial Akira Kurosawa, sin necesidad de acudir a la paradoja de Erwin Schrödinger para manifestar que la mecánica cuántica es distinta de la metafísica y la lógica aristotélica. Porque lo que se puede comprender a ras de suelo no necesita de intrincadísimos gatos Schröingerianos que lo expliquen. ¿O el muerto-vivo, la realidad y el sueño, el aquí y el allá, no lo expuso seriamente el muy grave Calderón nuestro, o cómicamente el muy leve Jardiel Poncela no menos nuestro?

Y si vamos a cine de la misma onda, ¿no han estado ya las buenas películas “Prime”, “La otra tierra” o, sin salir de suelo patrio, parte del cine de Nacho Vigalondo? ¿Dónde está la originalidad y la innovación?

Digamos que la idea y concepción de la película, sin ser “excelente”, es bastante buena y que de “brillantez” anda escasa. No obstan se te apuntan buenas maneras en el director, especialmente en el trabajo con los actores, sin los cuales tengo la impresión de que hubiera sido imposible rodarla por cuanto han debido acudir constantemente a la improvisación. Especialmente bien está Emily Foster que ofrece una Elm levísima, casi transparente, sobre la que pivota la segunda parte.

Y habrá que reconocer que el montaje engañoso que realiza Byrkit va como anillo al dedo a una película que se quiere puzzle a resolver por el espectador, pues éste tiene que abstraerse de la “coherencia” de lo que está viendo para armarse de la coherencia cuántica posible- imposible y reconstruir lo que la narración ha deconstruído. Aunque uno agradecería menos intentos de procurar ataques cardíacos cada vez que los pasos de tiempo se producen con espesitos fundidos a negro, a no ser que el director crea conveniente que el espectador piense que también se ha ido la corriente eléctrica de la sala.

En fin, casi un galimatías para los no físicos.

Y creo que es muy recomendable, pues no olvidemos que estamos en una película “dogma95”, tener a mano algún tranquilizante, pues de la cámara se apodera un baile de San Vito paroxístico que pone de los nervios al espectador. Al menos a mí. Y uno ya está bastante de los nervios con tantos Bárcenas, Blesas, “blacks” tarjeteros y demás corruptelas. 
No obstante los seguidores de la ciencia ficción puede que la disfruten, como quieren los Santos Padres Conclavistas con sus ojos abiertos como platos ante el hecho, bastante corriente, de hacer una película con cuatro chavos.

Vicente Parra Fenollar

enlace directo al comentartio en la web de la casa de Andalucía de Rivas Vaciamadrid

Índice de comentarios anteriores... anteriores

www.radiociguena.org 

Inicio Menú

Acerca de Nosotros |Privacy Policy | Contacta con nosotros | ©2006 A.C.T.C. Radio Cigüeña