RADIO CIGÜEÑA 98,4 f.m.

"EL CINE"..., COLABORACIÓN DE LA CASA DE ANDALUCÍA DE RIVAS VACIAMADRID

cada quince días una película comentada

colaboración de la "Casa de Andalucía de Rivas Vaciamadrid"

Índice de noticias... ampliar

 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Twittear

HER

de Spike Jonze

 

¡Google bésame!


Theodore (Joaquin Phoenix) escribe por encargo hermosas y sentidas cartas de amor, (el oficio que en México D.F. se conoce como los “evangelistas” por estar en la plaza de ese nombre). Pero él está más solo que la una porque su mujer, harta de la afición de Theodore por los artilugios tecnológicos y sus jueguecitos, a quienes presta más atención que a ella, se ha largado dejándolo con su teléfonos móviles, sus ordenadores, sus consolas, sus pantallas y demás cachivaches ultra tecnológicos.


El ordenador le ofrece un nuevo sistema operativo y, tras un pertinente test, una voz femenina se convierte en el hada madrina, que él bautiza “Samantha”, que satisfará sus deseos y necesidades. Y hace trizas aquella afirmación de El Gallo: “Lo que no puede ser, no puede ser. Y además es imposible”. Pues sí que es posible que el protagonista se enamore, si no del sistema operativo, al menos de su voz. (La voz original es la de Scarlett Johansson)

 

Por la soledad al futuro que ya es hoy 

Her” es una fábula sobre “la soledad y el amor en tiempos “del Iphone. Un futuro ya muy presente donde las personas mantenemos una relación tan cotidiana con la tecnología que la hemos convertido en algo casero, casi íntimo y sentimental. Pero no se espere ver una anti-utopía sobre la tecnología generadora de alienaciones. A Spike Jonze, director y guionista, lo que le interesa es reflexionar sobre cómo nos relacionamos, en nuestra cotidianeidad, con la tecnología que nos rodea. La idea de Jonze se puede resumir de la siguiente manera: las personas establecemos relaciones sentimentales con la inteligencia artificial de nuestros aparatos tecnológicos. A partir de esa idea maneja Jonze los elementos de forma dramática para construir una historia de amor con un solo protagonista, puesto que el antagonista no existe “realmente”, ya que es la voz de la inteligencia artificial. (Por cierto, la voz original es la de Scarlett Johansson)

Humanos que se enamoran de robots, o de objetos inanimados, es tema muy antiguo. Recuérdese la leyenda griega de Pigmalión enamorado de una estatua, mito puesto al día por el gran cohetero Bernard Shaw. Y el cine la ha abordado en varias ocasiones como, por ejemplo, en “Sueños eléctricos”. Lo original en “Her” es la manera de plantearlo creando un escenario que empieza a vislumbrarse como un presente muy real, puesto que ya podemos observar conductas que nos indican que la tecnología está ocupando ciertos huecos y necesidades sociales que hasta ahora eran patrimonio exclusivo y esencial de las relaciones humanas. Hoy ya no necesitamos llamar a la tía Carmen para que nos diga cómo se cocina un pollo en pepitoria. En la soledad de nuestra habitación obtenemos la receta con un solo click. No es que dejemos de necesitar a las otras personas, pero somos mucho más  “independientes”, más “autónomos”. Incluso grandes masas ya se mueven convocadas por redes sociales que solo la tecnología hace posibles. ¿Qué impide que nos enamoremos de la voz de un “tontón”, si esa voz es calma, aterciopelada, sensual, ¡y no repitiera tantas veces las indicaciones!?

La estética con la que Jonze envuelve esta historia de soledad y amor atrapa fácilmente al espectador entregado a esas tecnologías. Un total acierto envolver al protagonista con el color rojo, que destaca inmediatamente entre los colores azulados, beige pastel, de los exteriores, lo que permite crear una atmósfera melancólica, con todos esos seres que se mueven entre los grandes rascacielos de la ciudad o en el metro, hablando continuamente no se sabe con quién y caminando como sonámbulos. Los interiores son un auténtico acierto. Grandes espacios que empequeñecen a la persona, y la aíslan de su entorno, para afirmar la supremacía del diseño, amigo inseparable del poder, con colores anaranjados o, al menos, más cálidos que los exteriores.

Sería difícil que la película resultara creíble si no fuera por el excelente trabajo de Joaquin Phoenix, que con la edad también creced como actor. Actúa y exterioriza su enamoramiento con la misma naturalidad con la que lleva el móvil en el bolsillo. Difícil lo tienen este año los académicos hollywoodieros a la hora de votar el “oscar” a la mejor interpretación masculina.

colaboración de: Vicente Parra Fenollar

enlace directo al comentartio en la web de la casa de Andalucía de Rivas Vaciamadrid

Índice de comentarios anteriores... anteriores

www.radiociguena.org 

Inicio Menú

Acerca de Nosotros |Privacy Policy | Contacta con nosotros | ©2006 A.C.T.C. Radio Cigüeña