RADIO CIGÜEÑA 98,4 F.M. - DEPORTES

OYE, ¿COMO VAN?

LA INFORMACIÓN DEPORTIVA EN RIVAS VACIAMADRID

 

Entrevistas

ALBERTO RUBIO
Entrenador
C.D. COVIBAR
EBA Grupo-B

JAVIER MULAS
Jugador
C.D. COVIBAR
EBA Grupo-B

JAVIER CARPIO
Jugador
C.D. COVIBAR
EBA Grupo-B

 

 

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LIGA EBA GRUPO B

 

CD COVIBAR RIVAS – 70

CB MCDONALD’S TENERIFE – 66

 

Se luchó, se disfrutó, se sufrió y ¡¡por fin!!!…. se ganó

 

Comentario:

 

¡Qué agonía! Una semana más se repetía la historia. El Covibar empezaba el partido de una manera arrolladora y terminaba sufriendo lo indecible para conseguir una victoria que se venía resistiendo desde hace demasiado tiempo.

 

Tenía razón Alberto Rubio cuando al final del partido decía que la merecían. Es cierto. Merecían esta y merecían algunas más, pero lamentablemente, en el deporte como en la vida, no solo es cuestión de merecimientos. La suerte, la tranquilidad, el acierto, los nervios……son factores que determinan de una manera clara el éxito o el fracaso. Pero se ganó. Y no se decidió todo hasta los últimos segundos. Y si, nos temimos, o yo al menos, lo peor. Cuando faltando menos de medio cuarto los tinerfeños por medio de Fallou colocaba a su equipo con un 62-63, primera y única ventaja insular en todo el partido, creíamos que se iba a repetir la historia de otros partidos. Que el triple del senegalés iba a ser el principio del fin para los de Rivas Vaciamadrid.

 

¿Cómo se llegó hasta ahí? El Covibar tuvo un inicio de partido espectacular. Anotaban todos desde cualquier posición y mostraban un nivel de acierto importante. Antes de llegar al minuto tres de partido David Hernández tenía que solicitar un tiempo muerto con 9-1 en el marcador. A partir de ese momento se entraba en una fase de intercambio de canastas y como el nivel de acierto se mantenía y las defensas se relajaban se finalizaba el cuarto con un 26-23 que ponía las primeras dudas en un equipo que parecía más dominador de lo que indicaba el resultado.

 

En el segundo cuarto no varió demasiado la decoración para los locales. Seguían acertando de manera regular y si en el primer cuarto Miguel Zamora o Soto o Ajero llevaban el peso del partido y de la anotación, en el segundo periodo eran un renacido Javier González, Javier Mulas o Arcauz los que más puntos hacían subir al marcador del Cerro del Telégrafo. Como se apretaba más en defensa, se ampliaba la renta y se llegaba al descanso con 48-35 que no fue la mayor ventaja de los de Rubio. Se llegó a ganar hasta de quince puntos.

 

Los porcentajes de tiro eran espectaculares: 63 % en tiro de dos con 12 de 19  y 57 % en triples con 8 de 14. Como además no habían lanzado ni un solo tiro libre, el habitualmente mal porcentaje en esta disciplina no aparecía en ningún lugar.

 

Imaginábamos que las cosas, especialmente los porcentajes,  no se sostendrían así, pero tal como se desarrollaba el partido, no parecía que las cosas pudieran torcerse tanto como para poner en peligro la victoria.

 

Se iniciaba el tercer cuarto y poco a poco los tinerfeños iban mejorando su juego, su defensa y su nivel de acierto y a los de Covibar les costaba más anotar. Pablo Giménez era el que más puntos aportaba en este cuarto y cada minuto que pasaba se hacía más patente que se empezaban a vislumbrar los vicios de antaño. No se escogían las mejores opciones, se erraban canastas muy fáciles y del juego alegre y desenfadado de los dos primeros cuartos se pasaba a una especie de pasión que iba consumiendo poco a poco la alegría del grupo.

 

En Tenerife, que ya se habían destapado alguno de los buenos jugadores que tienen, emergía con fuerza y personalidad Ignacio Díaz que restaba distancias y permitía que se llegara al final del tercer cuarto con el equipo dentro del partido y un marcador a falta de diez minutos de 61-53.

 

Se iniciaba el periodo definitivo. El Covibar tardaba casi tres minutos en anotar su primer punto. Era en uno de los dos tiros libres que lanzaba Soto. Subía el punto 62 instantes antes de que Díaz con un dos más uno colocara el 58 para los insulares. Solo cuatro puntos de renta. Ferguson anotaba dos y colocaba el 60. Alberto Rubio tras una pérdida de los suyos pedía tiempo muerto cuando restaban casi cinco minutos y había solo dos puntos de ventaja para los suyos.

 

Fallou clavaba un triple y colocaba arriba a los del McDonald’s. Se apreciaba el miedo. Se intuían las dudas e incluso se imaginaba uno el temblor de piernas y manos. Una falta de Fallou era aprovechada por Pablo Giménez para volver a colocar a los de Rivas un punto arriba. Fallou, que parecía estar en todas, anotaba uno de sus dos tiros libres y empataba a 64. A 1’18” David Ajero anotaba una canasta de un valor indudable bajo las torres tinerfeñas. Sin embargo la alegría duraba poco. Baiget empataba a 66 restando menos de un minuto.

 

Mulas era el encargado de abrir de par en par las esperanzas cuando sumaba el punto 68 para su equipo, pero restaban 43’’ y todo podía pasar. Se defendía muy bien  y se conseguía recuperar el balón sin que anotaran los de Tenerife y faltando 13” se cometía falta para llevar a Carpio a la línea de tiros libres.

 

Tiempo muerto de los canarios para prolongar la agonía y poner más nervioso al base local que pese a eso no dudó y anotó los dos intentos. Cuatro puntos, intento desesperado de los de Hernández y final con la victoria de los de casa por 70-66.

 

La Clave:

 

El acierto de Giménez y Carpio al anotar los cuatro tiros libres en el momento más caliente del partido. La experiencia de Ajero y Mulas en los momentos decisivos. Tanto en ataque como en defensa. La aportación de todos en momentos del partido en los que era menester.

 

Destacados:

 

Díaz fue de largo el mejor de los insulares. Fue el máximo anotador del partido y el jugador más valorado. Muy importante para los suyos. Ferguson, Fallou, Ward e incluso Baiget mostraron ampliamente su calidad.

 

En Covibar partido coral. Todos jugaron bien y todos aportaron en diversos momentos del partido. Vimos al Soto de siempre, al de otros años. A un Javi González mucho más parecido al del año pasado. A David Ajero mostrando su categoría y experiencia. Mulas, soberbio, Zamora de más a menos pero muy bien al inicio. Carpio tranquilo y decisivo en los instantes finales. Pablo Giménez muy bien si exceptuamos un par de errores imperdonables bajo canasta. Arcauz con su implicación y trabajo habitual, Lobato cumplidor. Como decía notable alto salvo los momentos esos de dudas y temores.

 

Conclusión:

 

No se ha hecho nada todavía. Dos noticias. Una mala y otra buena. La mala que bajan cuatro o más. La buena que resta toda la segunda vuelta para tratar de evitar el descenso. No será fácil. Es más, será muy complicado, pero si se consigue alargar los buenos momentos de juego en el tiempo y se acortan los de duda, las posibilidades aumentarán exponencialmente.

 

Anotadores:

 

CD Covibar Rivas: 70 -  González (8), Ajero (6), Carpio (7), Zamora (10), Arcauz (5), Giménez (10), Soto (12), Lobato y Mulas (12).

 

CB McDonald’s Tenerife: 66 – Ward (9), Martín, Ndiaye (2), Baiget (6), Seydi, Fallou (11), Díaz (21), Rodríguez (4), Ferguson (13) y Quintero.

 

Los Deportes en Rivas Vaciamadrid

Acerca de Nosotros |Privacy Policy | Contacta con nosotros | ©2006 A.C.T.C. Radio Cigüeña