RADIO CIGÜEÑA 98,4 F.M. - DEPORTES

OYE, ¿COMO VAN?

LA INFORMACIÓN DEPORTIVA EN RIVAS VACIAMADRID

 

Entrevistas

ALBERTO RUBIO
Entrenador
C.D. COVIBAR

CARLOS CANTERO
Jugador
C.D. COVIBAR

 

 

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BALONCESTO
LIGA EBA

C.D. COVIBAR - 79
SAN ISIDRO - 74

Sangre, sudor y …………..¡salvados!!

Parece increíble lo que hemos vivido esta noche en el Pabellón Cerro del Telégrafo de Rivas Vaciamadrid. El Covibar poco menos que ha certificado su salvación y sin embargo ha sufrido enormemente en un final de  partido cuando todo parecía indicar que el desarrollo final del mismo iba a ser sumamente plácido para el equipo de casa.

 

Pero nada mejor que dos datos para saber a que me refiero: el tercer cuarto del partido finalizaba con 61-44 favorable a los ripenses, Diecisiete puntos de ventaja ante un equipo al que se había estado dominando durante la totalidad del partido si exceptuamos los primeros compases del cuarto inicial. Pero es que una vez que había comenzado el último cuarto han adquirido los ripenses su máxima renta al colocarse 66-45. Faltaban menos de ocho minutos y todo parecía decidido.

 

Pero el baloncesto tiene la posibilidad de hacer que un marcador cambie con más rapidez de la que se espera y se estima. Así ha sucedido hoy. Nada anormal, puesto que como sucede en gran cantidad de ocasiones ha sido remar y remar para terminar muriendo en la orilla. Y ha sido así, porque dentro de lo malo, los de Alberto Rubio han mantenido un mínimo de serenidad en los instantes finales y Javier Carpio, que había hecho un muy buen partido hasta entonces ha tenido hielo en las venas para determinar con tranquilidad lo que se tenía que hacer en esos instantes complicados del final del partido.

 

Para llegar a esa conclusión inesperadamente igualada se ha tenido que pasar y superar a una intensa defensa presionante en toda la cancha que han mantenido los de La Orotava desde el salto inicial hasta la última jugada del partido.

 

Sin embargo, pese a esa presión visitante, los jugadores de Rubio parecían tener bastante bien aprendida la lección y han jugado con mucha más tranquilidad y leyendo mejor el partido que en similares ocasiones vividas en otros partidos anteriormente jugados.

 

En el primer cuarto, con un perfecto equilibrio entre el juego interior y el exterior, los jugadores locales dominaban ligeramente el partido. David Ajero con 8 puntos y Pablo Giménez y Javier Carpio, estos con sendas bandejas anotaban por dentro. Carlos Cantero, el propio Pablo Giménez y Javier Soto lo hacían desde el exterior.

 

Zebensui González y José Manuel Hernández eran los anotadores canarios, cuyo entrenador Marco Justo cambió el quinteto inicial de golpe a los seis minutos once segundos por otro quinteto totalmente distinto.

 

Se finalizó el primer cuarto con 23-19 y en el segundo cuarto se amplió la diferencia hasta los diez puntos de renta con un excelente juego de los de casa que leían perfectamente  lo que se necesitaba hacer en cada instante de partido. Además se tenía unos buenos porcentajes de tiro en todas las modalidades y se veía al equipo muy concentrado en defensa y suelto en ataque. Todos los jugadores aportaban y Guille de la Puente era el más destacado en este cuarto. La ventaja no era excesiva, pero las sensaciones eran muy buenas.

 

El tercer cuarto acrecentó la sensación de que todo iba por buen camino. A veces el paso por el vestuario afecta de manera muy distinta a los equipos y las segundas partes, en muchas ocasiones, tienen muy poco que ver con las primeras. No fue así  en el partido de hoy. La segunda parte, el tercer cuarto,  refrendó todo lo que se había intuido en los dos primeros cuartos. Ajero volvía a impulsar al equipo y De la Puente seguía igualmente acertado. Carlos Cantero anotaba su tercer triple y no parecía que hubiera ningún peligro de cara a complicarse el partido. De hecho, en el inicio del tercer cuarto, un parcial de 9-1 llevaba el marcador a un 52-34 que parecía indicar que lo que restaba de partido se convertiría en un mero trámite para unos y otros. Pese al tiempo de los canarios con 52-34 a los tres minutos del cuarto, el parcial se cerró con el referido 61-44 y la duda de si serían capaces los locales de seguir manteniendo el gran nivel exhibido hasta entonces y si seguirían creciendo las diferencias.

 

El inicio de este último cuarto parecía indicar que sería así. Los de casa seguían enchufados y los de San Isidro parecían por momentos a punto de arrojar la toalla. Pero no fue así. Desde la máxima ventaja, con 66-45, un parcial de 0-8 metió a los de Justo en el partido. Ajero firmaba sus dos últimos puntos y daba oxígeno a su equipo que seguía con 15 puntos de ventaja a falta de cinco minutos. Pero la típica e imperceptible relajación que se da en estos casos, llevaba al equipo de casa a, como decía después su entrenador, dar un pasito atrás en defensa. El marcador señalaba un 75-64 cuando José Hernández anotaba un triple y disponía de tiro libre adicional por falta personal de Javier González. Erraba su tiro y Toni Hernández atrapaba el rebote y anotaba canasta. En una jugada habían rebajado cinco puntos y dejaban el marcador en un 75-69 con casi dos minutos por delante. Alberto Rubio pedía tiempo muerto. Los canarios cometían falta sobre Javier Carpio que no fallaba.

 

En la jugada posterior era Juan Andrés García el que sumaba un triple para los insulares y dejaba solo cinco de renta para los locales. Afortunadamente, otra buena acción de Carpio la culminaba con un tiro cercano que sumaba dos puntos más para los de Covibar, los últimos de los de Rivas, y en el ataque canario, Guille de la Puente atrapaba un balón en defensa que terminaba por cercenar las escasas esperanzas que quedaban en los de San Isidro.

 

Final feliz para Covibar que conseguía poco menos que asegurar su plaza en Liga Eba para la temporada que viene. Al menos deportivamente hablando. Esperemos que lo que han sabido ganarse en la cancha con todo su esfuerzo, no se pierda ahora por temas económicos o de despachos.

 

Del San Isidro hay que destacar la capacidad de lucha que han sido capaces de mantener a lo largo de todo el partido. El ritmo ha sido muy intenso y tenía dudas de si serían capaces de mantenerlo hasta el final. Lo han hecho y han puesto en apuros a un equipo que parecía que no iba a sufrir en el partido de hoy. José Manuel Hernández, Joan Faner, Toni Hernández y Juan Andrés García han sido de los más acertados a la hora de sumar puntos. En trabajo todos han sido importantes.

 

Ajero, Cantero, De la Puente y especialmente Carpio, por saber gestionar los momentos complicados han sido los mejores por parte de los verdes, con acciones relevantes en momentos puntuales a cargo de Jódar o Giménez entre otros. También Javier Soto cumplió sobradamente su cometido. Tuvo la mala fortuna de lesionarse fortuitamente al pisar mal sobre De la Puente en la lucha por un rebote. Afortunadamente no parece que vaya a ser nada serio para el jugador.

 

CD Covibar Rivas: 79 - González (2); Ajero (16), Carpio (14), Zamora (5), Mulas, Cantero (11), Aguado, Giménez (5), Jódar (6), De la Puente (13), Soto (7).

 

CB San Isidro: 74 – Rodríguez (2), Faner (18), Zebenzui (6), José Manuel Hernández (16), Báez, Toni Hernández (9), Juan Andrés García (14), Bosch (2), Romen Hernández (4), Stolck (3)..

 

Los Deportes en Rivas Vaciamadrid

Acerca de Nosotros |Privacy Policy | Contacta con nosotros | ©2006 A.C.T.C. Radio Cigüeña