RADIO CIGÜEÑA 98,4 F.M. - DEPORTES

OYE, ¿COMO VAN?

LA INFORMACIÓN DEPORTIVA EN RIVAS VACIAMADRID

 

Entrevistas

ALBERTO CARDENETE
Entrenador
ADPI DE RIVAS
1ª PREFERENTE

GONZALO
Capitán
ADPI DE RIVAS
1ª PREFERENTE

ALEX
Jugador
ADPI DE RIVAS
1ª PREFERENTE

 

 

GALERÍA DE IMÁGENES DEL PARTIDO
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FÚTBOL - PRIMERA PREFERENTE

 

ADPI DE RIVAS "A" - 4
SANTA EUGENIA 1976 - 0

Cada vez más cerca de la salvación matemática

EL Adpi volvió a dar un gran paso para acercarse un poco más si cabe a la salvación matemática. Se mostró firme como local, goleó a un rival directo por la permanencia e incluso pudo disfrutar de un partido tranquilo dado que no tuvo problemas de marcador en ningún momento del mismo.

 

Y aunque el resultado así parezca indicarlo e incluso los que vieran solo la segunda parte pueden imaginar  que el partido estuvo exento de dificultades, nada más lejos de la realidad. Si que es cierto, y a eso le llaman muchos la suerte de los campeones,  que al Adpi, todo lo que podía salirle bien, le salió bien en este partido.  Primero porque en el minuto cinco de la primera parte recibía Manu un balón en el borde del área, se giraba y al entrar en la misma y tratar de encarar al portero, sufría un agarrón y posterior derribo por zancadilla que hacía que el árbitro señalara sin dudar el punto de penalty. Nadie protestó la señalización y las únicas discrepancias estaban sobre el color de la tarjeta a mostrar. Los del Adpi pedían la roja y los de Santa Eugenia, estimaban que la amarilla era más que suficiente. Sayago era el que veía la amarilla y desde mi punto de vista es correcta. Si el enseñan la roja, tampoco se hubiera podido protestar, pero en el minuto cinco de partido, un penalty, es suficiente sanción para el equipo infractor.

 

Alex agarraba el balón,  lo colocaba en el punto de penalty y de disparo fuerte y colocado hacía el 1-0 para su equipo.

 

Hablaba de suerte de los campeones. El Santa Eugenia se iba en busca del empate y el partido entraba en unos momentos emocionantes con unos, los de casa, buscando  ampliar la cuenta y los forasteros tratando de empatar el partido. Y gozó Santa Eugenia de alguna ocasión que hubiera podido ser transformada en gol. La mala puntería, la seguridad de Mancheño y la suerte o la mala suerte, según se mire, hizo que el marcador no se moviera a favor de los forasteros.

 

En el minuto 23 llegó el 2-0 para los de casa. Creo, sin exagerar, que puede ser el gol más bonito de todos los que ha hecho el Adpi en lo que llevamos de temporada. Y no por la conclusión final, que fue un remate cercano de Carlos, sino porque en la elaboración del mismo participaron todos los jugadores de ataque del Adpi. A un solo toque, pasando y moviéndose y llegando finalmente el balón al centrocampista local que culminó la obra de arte. Golazo de los que merece la pena ver y lástima de no poder disfrutar de repeticiones para disfrutarlo más todavía.

 

El 2-0 dio mayor tranquilidad a los locales, que sin hacer un fútbol exquisito, si que tocaban más que los visitantes y llegaban de cuando en cuando a las inmediaciones de Orozco. Los de Santa Eugenia llegaban, pero no atinaban y cuando el partido estaba próximo al descanso, en el minuto 43, una veloz internada de Ivanof por la izquierda, hizo que en el intento de cortar el balón llegara Sayago tarde, muy tarde y estimo que de forma involuntaria, le propinara un patadón al delantero local, que salvo su integridad física gracias a la espinillera, y pese a ella, se le quedó marcada en la tibia, la patada recibida. Como digo, creo, que acción fortuita y sin intención, pero dada la patada propinada y la consecuencia que hubiera podido acarrear en forma de lesión, el colegiado le mostró la amarilla, segunda, que le enviaba al vestuario con la consiguiente roja.

 

Con el marcador a favor y un hombre más, era difícil que, si el Adpi hacía bien las cosas, se le escapara el partido. El Santa Eugenia trató con valentía de adelantar las líneas y se encontró con las rápidas contras del Adpi que sentenciaron el partido en dos jugadas. 

 

El tercer gol llegó mediada la segunda parte. Alex peleó y robó un balón en banda izquierda, llegó hasta línea de fondo, progresó y cuando vio a Ivanof solo y desmarcado le dio el pase de la muerte para que el delantero ripense no perdonara.

 

El cuarto fue una genial jugada de Manu por banda derecha que sirvió el balón a Alex para que el máximo goleador del equipo sumara un tanto más.

 

Aún pudo marcar el quinto el Adpì. Una jugada primorosa de Ivanof permitió al delantero rematar desde cerca, pero no encontró puerta y estrelló el balón en el larguero.

 

De ahí hasta el final poco más que contar. Alguna minitangana que no pasó a mayores y la incapacidad de los visitantes por tratar de mejorar el resultado.

 

En el Santa Eugenia, dónde sigue jugando Caminero ex de La Meca cuando estaban estos en preferente, es difícil destacar a nadie. Pelearon, lucharon pero no acertaron ni arriba ni abajo. Ni estuvieron seguros en la zaga, ni crearon ocasiones de peligro o al menos no las transformaron arriba.

 

Todo lo contrario que el Adpi. Desde Mancheño, que hizo dos paradones, hasta el último reserva, estuvieron bien. Ya decía anteriormente que el juego no fue brillante en su conjunto, pero tuvo momentos muy interesantes y desde luego los goles fueron espectacularmente buenos. Especialmente el segundo de ellos. Con todo, jugó muy bien Manu, pese a no marcar, Carpin y Carlos y el resto de los atacantes. Atrás no estuvieron exigidos y cumplieron sin mayor problema.

 

Adpi Rivas: Mancheño, Roberto, Camacho, Gonzalo, Rulo, Carpin, Carlos, Manu, Josete, Ivanof y Alex.

Corella entró por Ivanof, Aguirre por Camacho, Richi por Carpin y Borja por Manu

 

Santa Eugenia 1976: Orozco, Sayago, Flores, Gonzalo, Parra, Novero, Bueno, Ortega, Pérez, Gómez y Galán

Montecillas, Cuesta, Rivas y Martínez jugaron en el transcurso de la segunda parte

Inicio Menú

Los Deportes en Rivas Vaciamadrid

Acerca de Nosotros |Privacy Policy | Contacta con nosotros | ©2006 A.C.T.C. Radio Cigüeña