RADIO CIGÜEÑA 98,4 F.M. - DEPORTES

OYE, ¿COMO VAN?

LA INFORMACIÓN DEPORTIVA EN RIVAS VACIAMADRID

 

Entrevistas

JOSETE
Entrenador
ADPI
Alevín

GONZALO
Porteror
ADPI
Alevín

ALEX ALTARES
Entrenador
ESCUELAF.R.V.
Alevín "B"

SERGIO
Portero
ESCUELAF.R.V.
Alevín "B"

 

 

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FÚTBOL - PRIMERA ALEVÍN

 

ADPI DE RIVAS - 1
ESCUELA DE FÚTBOL R.V. "B" - 1

Monumento al buen comportamiento

 

Siempre he dicho que a los amigos se les conoce en los malos momentos. En los buenos todos son excelentes. Con los entrenadores, con los deportistas, pasa lo mismo. Cuando van bien dadas, todos son excelentes. Es en los momentos complicados, en las situaciones adversas cuando “canta la gallina”. Cuando sale a relucir la verdadera catadura de unos u otros.

 

El partido que he presenciado esta mañana heladora de sábado entre Adpi y Escuela de Fútbol no pasará a la historia por ser un partidazo. Pero desde luego me ha demostrado que Alex Altares no va de farol. Ni que dice una cosa y piensa lo contrario. Cuando alguien es fiel a sus principios y asume los errores,  se gana mi respeto. Estoy cansado de escuchar a muchos entrenadores el comentar que lo principal es que sus jugadores jueguen todos, que lo importante es que hagan deporte, la educación y bla, bla, bla….Muy bonito como discurso y que después a las primeras de cambio pierden los papeles, la educación y hasta el oremus. Alex, ha demostrado hoy ser fiel a lo que dice. No culpabilizar a nadie y sobre todo ser consecuente con sus actos.

 

Su equipo, el alevín B de La Escuela se había colocado, tras conseguir buenos resultados durante varias jornadas, en los lugares de privilegio de la categoría. La semana anterior les veía por primera vez. Se enfrentaban a un rival directo como era La Escuela de la AFE. En el descanso daba entrada a los cuatro jugadores suplentes que tenía. Todos de vez. No pensó en posibles lesiones o incidencias. Creía que todos merecían jugar al menos medio partido y obró en consecuencia. Su equipo ganó. Estaba feliz. Igual que Sergio Pastor, el otro entrenador.

 

Esta semana se enfrentaba al Adpi. En la primera vuelta, su equipo, había ganado claramente. Con goleada. Hizo la alineación que consideró mejor e hizo que sus jugadores salieran a jugar el partido. En el descanso iba ganando por 0-1. David de falta había conseguido hacer un golazo y todo se ponía de cara para los suyos. En el descanso volvió a hacer lo mismo que en el partido anterior. Todos los jugadores de banquillo al campo. La segunda parte no se pareció en nada al primer tiempo. El Adpi, con muchas bajas, parecía víctima propiciatoria, pero no se rindió. Tiró de coraje, de casta y no se vino abajo pese a haber encajado el gol en contra en la primera parte.

 

Alex veía que el partido se le podía complicar. Sus jugadores no llevaban el peso del partido. El choque entró en una fase de ida y vuelta que podía, en cualquier momento, premiar a unos y castigar a otros.

 

En la banda, muy cerca de dónde yo estaba lo comentaba con Sergio: “Nos hemos equivocado en todo. En alineación, en cambios”. Ni un reproche a sus jugadores. Ni un mal gesto al árbitro. Solo una frase, cariñosa con reproche, a Josete, su rival-amigo en el banquillo del Adpi.: “Si me quitas algún punto en este partido te mato”.

 

Yeray sacaba un córner para el Adpi. Tenía el viento a favor. Lanzaba el córner y entre su lanzamiento y el aire conseguía un gol olímpico. Entraba directamente en la portería de un sorprendido Sergio. Era el empate a uno.

 

Alex hacía, desde el banquillo, lo que un entrenador puede hacer: cambiar futbolistas de posición, tratar de animar a los suyos para que buscaran el gol del triunfo y pensar en lo que, para él, había hecho mal.

 

Pero el fútbol tiene estas cosas. Un equipo goleado por 9-0 en la primera vuelta, con siete bajas en el partido de hoy, y que sin embargo es capaz de hacer frente y complicar la vida a uno de los mejores de la categoría. Porque pese a los intentos desesperados de los del Vivero, el empate a uno no se movió del marcador y el partido finalizó con el reparto de puntos. Justo por lo visto en la segunda parte.

 

Terminó el partido. Alex felicitó a Josete. Ningún reproche a sus jugadores. A nadie. Es más dijo lo que estoy harto de escuchar en otras ocasiones a otros muchos entrenadores con la boca pequeña: “que solo es un partido”, “que no tienen ninguna culpa los jugadores” y “que esto es deporte”. Por último que el mérito es del Adpi y de su entrenador. Ejemplar. Como entrenador y como persona. ¡Que pocas veces he visto hacer autocrítica!. Siempre las culpas son de otro. Jugadores, árbitro, dureza, mala suerte y más bla, bla, bla……

 

Por eso cuando, entre tanto bocazas como hay, se encuentra uno a alguien que es capaz de asumir errores y de hacer saber a todos que esto es un deporte en el que se puede ganar, perder o empatar y que no pasa nada, y menos en alevines, pienso que merece la pena seguir en la brecha. Que no todo está perdido y que con entrenadores como Alex Altares, principalmente o como Sergio o como Josete,  los chavales están en buenas manos y todavía no está todo perdido.

 

El partido fue emocionante por el resultado. En la primera parte dominó La Escuela pero solo fue capaz de marcar un gol. En la segunda cambió la decoración. El ligero, y frío, aire que soplaba a favor  del Adpi equilibró las fuerzas. Los del Adpi por mediación de David en la izquierda se colaban con una cierta facilidad en las proximidades del área. Además la corpulencia de Mario, arriba,  dificultaba la recuperación de balón de los visitantes. Por último, atrás, pese a algún despiste puntual, los del Adpi se mostraban seguros. Muy bien Gonzalo en la puerta y muy firmes en defensa. Especialmente Andrei. Yeray por otro lado manejaba el balón en el centro y buscaba llegar al área rival. Solo o en base a paredes con los compañeros.

 

En La Escuela sufrían en defensa y además tuvieron que adelantar a Diego al centro del campo en busca de un gol de la victoria que no llegaría finalmente.

Empate justo, reflejo de los méritos de unos y otros, y que no descarta para nada a La Escuela de las opciones de ascenso de categoría. Pero además, si no se asciende, no pasa nada. Absolutamente nada.

 

Adpi Rivas: Gonzalo, Asier, Sergio, Andrei, Rubio, Alex, Rubén, Paul. Yeray, David, Mario.

 

Dani entró en el segundo tiempo.

 

La Escuela de Fútbol B: Sergio, Beckam, Sergio Gil, Diego, Freniche, Jorge, David, Dani, Adri, Raúl y María.

Tapia, Barranco, César, DiSilvestro y Alberto entraron en la segunda parte.

Inicio Menú

Los Deportes en Rivas Vaciamadrid

Acerca de Nosotros |Privacy Policy | Contacta con nosotros | ©2006 A.C.T.C. Radio Cigüeña