RADIO CIGÜEÑA 98,4 F.M. - DEPORTES

OYE, ¿COMO VAN?

LA INFORMACIÓN DEPORTIVA EN RIVAS VACIAMADRID

 

Entrevistas

PACO LEIVA
Entrenador
Juvenil ADPI "A"

CRISTIAN
Jugador
Juvenil ADPI "A"

LUIS PÉREZ HURTADO
Entrenador
Juvenil COVIBAR "B"

JUAN
Jugador
Juvenil COVIBAR "B"

 

 

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FÚTBOL 1ª JUVENIL

ADPI DE RIVAS "A" - 3
C.D. COVIBAR "B" - 0

En un partido igualado decidió la pegada de los locales

Excelente el partido disputado esta fría y ventosa tarde de domingo en el campo de Santa Ana. Con dos estilos totalmente distintos se enfrentaron el Adpi A, que buscaba sumar su quinta victoria consecutiva y el Covibar B que trataba de vengarse, deportivamente hablando, de la derrota sufrida en la primera jornada como local.

Al final del partido, el 3-0 que indicaba el marcador, no hacía justicia por la amplitud del resultado a lo visto sobre el terreno de juego, pero si que reflejaba los méritos de los que merecieron ganar que en el conjunto del choque fueron los morados del Adpi.

El encuentro se inició con un Covibar que jugaba muy bien al fútbol, moviendo constantemente el balón y tratando de salir jugando desde la zona defensiva del equipo para llegar arriba y buscar las apariciones de sus delanteros. El Adpi por su lado se aseguraba perfectamente en la zona defensiva y a partir de ahí trataba de llegar a la portería contraria en el menor número de pases posibles.

Dos estilos contrapuestos, válidos ambos y que permitieron disfrutar como digo de un interesante espectáculo. Por cierto, que las gradas de Santa Ana alojaron a un par de centenares de aficionados denotando con su presencia que, cuando se juega con chavales de casa, la gente del pueblo se siente atraída e identificada y acude a presenciar los partidos.

El Adpi aprovechó una de sus primeras llegadas para conseguir batir a Quinqui de tiro raso por medio de None en el lanzamiento de una falta con la que había sido castigado el Covibar. No cambió  su forma de juego el equipo visitante y empezó a dominar el partido. De una manera clara en cuanto a posesión de balón, pero sin crear demasiados problemas a la defensa del Adpi que tuvo en Casado a un coloso que se multiplicó en tareas defensivas y que cortó con seguridad cualquier tipo de aproximación de los puntas visitantes.

La rivalidad existente entre los jugadores de los dos equipos no se trasladó a lucha antideportiva, entre otras cosas, porque el árbitro del partido, con excelente criterio sacó tarjetas amarillas a todos aquellos que en los primeros minutos hicieran la menor observación a su labor. Esas tarjetas del inicio, repartidas con total ecuanimidad a unos y otros, motivó que el partido discurriera dentro de los cauces nobles y deportivos que todos promulgamos. Es más, posiblemente en la segunda parte tuvo ocasiones de mostrar alguna tarjeta más, pero como para entonces ya tenía el partido más que controlado, se pudo permitir el lujo de perdonar alguna, tanto a unos como a otros, al ver que el juego, aunque viril y fuerte, estaba presidido por la más estricta deportividad y nobleza.

El segundo gol del Adpi lo consiguió Viti cuando se aproximaba el descanso. Este segundo gol hizo más daño si cabe que el primero al advertir los verdes que pese a estar realizando un buen partido, el marcador era evidente y señalaba un 2-0 favorable a los locales.

No perdió intensidad el partido a pesar de los cambios. Los jugadores de uno y otro equipo se siguieron entregando a la lucha sin cuartel por recortar en el caso de los derrotados y para ampliar el marcador, si se podía, en el caso de los ganadores. El viento que empezó a soplar con intensidad restó algo de brillantez al juego al ser mucho más complicado el poder jugar bien el balón.

Importante aquí la dirección desde el banquillo de Paco Leiva. El míster local no permitió alegría alguna a sus defensores, consciente de la importancia de mantener la portería a cero y pensando que el 2-0 era victoria cómoda, mientras que el buscar algún gol más en jugadas a balón parado podría traer como contratiempo el encajar algún tanto que hiciera que se apretara el marcador y que diera alas a su rival que en esos momentos no se había rendido todavía.

Llegó el tercer gol casi sin buscarlo. Fue Vidal el que de cabeza consiguió marcar de rebote el tercer y definitivo tanto de su equipo. Faltaba poco para finalizar y el marcador no se movería más.

Fue muy emocionante ver, como tras el pitido final, todos los jugadores en el centro del campo, tras saludarse entre sí lanzaban una ovación al público que, multiplicada, regresaba desde la grada como premio al gran partido que habíamos presenciado. Juego, fuerza y deportividad. No se puede pedir nada más.

Ambos técnicos, así como los ayudantes, se mostraban satisfechos con sus equipos, si bien la felicidad era mayor obviamente en los ganadores que en los derrotados.

Es el partido en el que más sencillo resulta calificar. Todos merecen un sobresaliente. Por citar algún nombre propio, estuvo seguro Raúl en la puerta del Adpi, colosal Casado en defensa, bien secundado por sus compañeros. No pareció Valdés inferior a  nadie pese a ser cadete. Muy bien Pedro en la zona ancha y peligrosos siempre Viti y None.

Por los verdes, Juan en el medio fue el más participativo del equipo. Muy eficaz atrás Rubén que salió y jugó con calidad en defensa. Luchador sin suerte Alfonso arriba que estuvo a punto de cazar en el primer tiempo un remate de poster fotográfico. Como digo muy bien todos en general.

 

Adpì A: Raúl, Valdés, Casado, Mario, Prieto, Pedro, Laina, Viti, Cristian, None y Javito.
Utrilla, Vidal, Pacheco y Atienza salieron en el segundo tiempo

 

 

 

CD Covibar B: Quinqui, Andrei, Rubén, Nacho, Bravo, Sancho, Juan, Sergio, Macarrón, Díaz y Alfonso.
Pablo, Alex, Arias, Aitor y Guille entraron en el segundo tiempo

Inicio Menú

Los Deportes en Rivas Vaciamadrid

Acerca de Nosotros |Privacy Policy | Contacta con nosotros | ©2006 A.C.T.C. Radio Cigüeña