RADIO CIGÜEÑA 98,4 F.M. - DEPORTES

OYE, ¿COMO VAN?

LA INFORMACIÓN DEPORTIVA EN RIVAS VACIAMADRID

 

Entrevistas

-

-

-

-

 

 

-
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BALONCESTO FEMENINO

REFLEXIONES VARIAS

El Rivas Ecópolis perdió el partido en Zaragoza y parece que se está perdiendo la paciencia

El Rivas Ecópolis perdió en Zaragoza ante el Mann Filter el segundo partido de esta temporada. Pese a la derrota, el equipo ripense continúa en la tercera plaza de la Liga Femenina. No pude ver ni seguir por ningún medio el partido en cuestión, pero he leído crónicas, repasado opiniones y tras haber dejado que maduraran un par de días en la cabeza, me animo a escribir lo que me está pareciendo la temporada del equipo ahora que llega el paréntesis navideño, aunque esté pendiente todavía el recibir al coco de la liga, el Ros Casares de Valencia

Pese a mantenerse en lo que es la posición natural de este equipo, haciendo una lectura desapasionada de la situación, estamos empezando a detectar lo que parece ser una exigencia excesiva e incluso pérdida de paciencia con un equipo que cometió el “pecado” la temporada pasada de ganar contra todo pronóstico la Copa de la Reina en Valencia tras deshacerse primero del Perfumerías Avenida en semifinales y del anfitrión Ros Casares en la final.

Pese a esa inesperada victoria, la tan manida crisis trajo un recorte presupuestario que afectó de manera determinante a la composición de la plantilla.

Javier Fort, recibía una oferta de Polonia y se tenía que buscar nuevo técnico. El elegido resultaba ser uno contrastado a nivel nacional como Miguel Méndez que tras once temporadas en el Celta salía de Vigo para embarcarse en una aventura que tiene como principal nexo de unión con su ex equipo el hecho de querer trabajar la cantera como valor importante de estabilidad y futuro.

A la hora de confeccionar la plantilla se apostó por la continuidad. Especialmente de las jugadoras nacionales. Todas, menos Laura Herrera, renovaron su contrato y las cinco jugadoras que continuaban eran una base importante para mantener lo conseguido y sobre todo de cara a intentar seguir creciendo.

Para completarla se acudió a una jugadora contrastada en una posición decisiva como es la de cinco. Iva Sliskovic fue la escogida en lo que pareció a todas luces un acierto, pues la jugadora, que ya estuvo en la agenda del club la temporada anterior, había demostrado su valía y regularidad a lo largo de las dos últimas temporadas en Vigo, bajo las órdenes del propio Méndez.

Debido al recorte presupuestario, se tuvo que salir al mercado en busca de americanas esperando encontrar a dos que hicieran olvidar de alguna manera las buenas parejas de foráneas que ha tenido el equipo a lo largo de los últimos años. Las escogidas, personalmente a mí, me parecieron acertadas. Por un lado Essence Carson a la que habíamos visto jugar y lucir su potencial en el Cerro del Telégrafo hace dos temporadas y que en la WNBA había realizado una temporada plena de regularidad, destacando incluso en el partido de las estrellas. La otra Asjha Jones, más veterana que Carson, con experiencia igualmente en Europa y que tiene como valor más importante la regularidad en todos los partidos que juega.

Clara Bermejo y Elisa Aguilar como bases, Anna Cruz, Amaya Valdemoro y Essence Carson para el juego exterior y Laura Nicholls, Asjha Jones e Iva Sliskovic  como interiores. Junto a ellas, Vega Gimeno, que podía ayudar tanto por dentro como por fuera.

De inicio, el menú parecía correcto. En función de lo que al parecer se podía hacer, se había confeccionado una plantilla más que aceptable. Conscientes de que era corta, solo nueve jugadoras de nivel, pero con la esperanza de que las plazas restantes fueran ocupadas progresivamente por jugadoras de la cantera. Dos partidos semanales cansan mucho.

El inicio de temporada fue cruel con el equipo. En las primeras semanas de competición dos lesiones fundamentales. De un lado Amaya Valdemoro se fracturaba las dos muñecas e iba a ser baja hasta febrero. El fichaje fundamental bajo los tableros, Sliskovic, tenía peor suerte. Se rompía los ligamentos de su rodilla y será baja para toda la temporada.

Se reducía la plantilla a siete jugadoras, con lo que se sobrecargaban los minutos a repartir por las jugadoras y además las exigencias que planteábamos afición y prensa seguían siendo las mismas.

Se recurría, para parchear la plantilla hasta Navidad, a lo que para mí ha sido un error decisivo del que haya tomado la decisión de su vuelta: el fichaje temporal de Jelena Dubljevic. Excelente jugadora, muy querida por la afición y que había demostrado plenamente su valía en su primera etapa en Rivas.

Sin embargo, afrontar un fichaje de estas características por un tiempo determinado, es crear un problema que no tienes. Si, deportivamente hablando, el fichaje era un éxito, el no poder retener a la jugadora el resto de la temporada por temas de presupuesto, iba a ser algo difícil de explicar por la directiva y de asumir por la afición. Si el fichaje resultaba un fiasco, se perdía tiempo, dinero y se creaba un enfrentamiento entre los defensores a ultranza de la montenegrina y el resto de los estamentos del club.

En cualquier caso, se está dónde se esperaba estar. ¿Alguien en su sano juicio podía pensar en estar por encima del tercer puesto en la Liga? Por otro lado y conociendo los rivales de la Euroliga, ¿no era asumible el tener a estas alturas cinco victorias y cinco derrotas?

Sin embargo si se pasea uno por los foros baloncestísticos parece ser que se está haciendo una campaña ruinosa, que no se ha ganado ningún partido y que el entrenador no vale para este equipo. Más o menos como el Ros Casares que con una plantilla de lujo, cesa a la entrenadora, una “desconocida”, porque los resultados no son los esperados. O como Perfumerías Avenida que se lleva a nuestra estrella del año pasado, Bonner, y pese a haber competido y perdido contra ellas en los dos enfrentamientos oficiales que hemos tenido, ya nos parece que debemos de ganarlas siempre.

Por otro lado está el reparto de los minutos de las jugadoras. Mi experiencia en el mundo del deporte, menor de la que desearía tener, me lleva a sentir un profundo respeto por todos los entrenadores. Desde el que trabaja con alevines hasta el que lo hace en el único equipo auténticamente profesional de nuestro municipio. Nadie mejor que el entrenador sabe lo que tiene entre manos y de que manera puede sacar el mayor partido. Desde la discrepancia. A veces desde fuera no entiendo determinadas decisiones que toma Méndez o cualquiera de los entrenadores antes mencionados. Sin embargo, sabiendo que no son infalibles, al mismo tiempo estoy seguro que no hay ninguno que haga cosas que vayan en detrimento del juego y los resultados de  su equipo. Al menos conscientemente.

Cuando llegó Miguel Méndez parecía que lo que había hecho Fort en temporadas anteriores no tenía ningún valor. En los mismos foros en los que en la actualidad se le critica, hace un par de meses era poco menos que Dios. Se le comparaba con su antecesor y Méndez sabía gestionar la plantilla, repartir minutos, dar oportunidades a las jóvenes y sobre todo dirigir con acierto los partidos. Cosa que, al decir de muchos entonces, Fort no sabía hacer. Ahora, unas semanas después, el entrenador actual se ha contagiado. Se le ha olvidado todo lo que sabía y es “casi” Fort reencarnado.

Pues no estoy de acuerdo. Que me perdonen los aduladores de antes y los detractores de ahora. Será como me decía hace menos de diez días un entrenador recientemente cesado, porque no se de baloncesto, pero a mí el trabajo de este y de todos los entrenadores me parece correcto cuando trabajan con honradez. En el reparto de minutos yo también lo haría de otra manera. Cuando termina cada uno de los partidos siempre pienso en porqué ha dado tantos minutos a las que peores estadísticas tienen. Supongo que será porque no es adivino y no sabe cuando una jugadora va a acertar o fallar.

Vega Gimeno juega para mí menos de lo que desde mi posición merece, pero el hecho de ser la mejor triplista en porcentaje, detrás de Marina Lizarazu,  no es un dato objetivo a la hora de darle más o menos minutos. Anna Cruz con peor porcentaje, no está cuestionada para nada. Son los intangibles, esos datos difíciles de medir y de valorar, los que hacen a veces a los entrenadores decantarse por una jugadora u otra en un momento determinado del partido. En esos intangibles están desde la personalidad de la jugadora, al esfuerzo en entrenamientos, situación anímica, capacidad de liderazgo, etc….Eso, para bien o para mal, solo lo sabe el entrenador y sus ayudantes y creo, que cuando toman una decisión la tienen perfectamente madurada. Luego está el acierto. Si la que sale a responsabilizarse de un último tiro acierta, decimos que es maravillosa y que el entrenador ha preparado la estrategia de manera perfecta. Si el balón no entra, ni la jugadora es buena, ni el entrenador tampoco. Es lo malo de acostumbrarse a lo bueno. Ahora, todo nos parece poco.

Queda media temporada por delante. No se ha conseguido nada todavía, ni se ha perdido nada aún. Espero que lo primero en perder por todos nosotros, y me incluyo, no sea el norte. Que sepamos todos que equipo tenemos, que aspiraciones puede tener y dónde debe estar al final de temporada. Actualmente, su posición en Liga debería ser la tercera plaza. En la Copa, caer eliminados en semifinales compitiendo y en la Euroliga afrontar la última jornada de la fase de grupos con posibilidades de estar entre los 16 mejores. Eso dicen la teoría y los números. Resumiendo, los mismos objetivos de la temporada anterior. Entonces se rompieron los pronósticos. Se quedó cuartos en Liga, eliminados en la Euroliga y se ganó la Copa de la Reina. Es el deporte. Para lo bueno y para lo malo. Lamentablemente, la lógica, casi siempre se cumple.

 

Inicio Menú

Los Deportes en Rivas Vaciamadrid

Acerca de Nosotros |Privacy Policy | Contacta con nosotros | ©2006 A.C.T.C. Radio Cigüeña