RADIO CIGÜEÑA 98,4 F.M. - DEPORTES

OYE, ¿COMO VAN?

LA INFORMACIÓN DEPORTIVA EN RIVAS VACIAMADRID

 

Entrevistas

no hay entrevistas de audio

 

 

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las entrevistas de los martes en “Oye... ¿Cómo van?” (13-12-11)

Santiago Granados, ex entrenador del equipo junior femenino del Rivas Ecópolis

Nuestro invitado de hoy es Santiago Granados. Le conocimos la temporada pasada cuando se hizo cargo del Primera Nacional Femenino del Rivas Ecópolis. Un equipo con etiqueta de “maldito”, que tenía malos resultados casi cada temporada al margen de quien estuviera en la cancha o en el banquillo y que nunca había conseguido resultados importantes. El año pasado cambió todo. El equipo parecía otro, las jugadoras parecían distintas y tras finalizar en los puestos de privilegio en la liga regular disputó en La Roda (Albacete) la fase de ascenso a Liga Femenina 2, aún cuando partían con la idea clara de renunciar a ese ascenso, si se conseguía, por motivos económicos.

Santiago Granados acude por tercera vez a Radio Cigüeña. La primera vez lo hizo la temporada pasada cuando su equipo se clasificaba para disputar la fase de ascenso a Liga Femenina 2 tras una brillante campaña en la Primera Nacional Femenina de baloncesto. La segunda fue cuando tras disputar esa fase de ascenso, quedó en segundo lugar y acudía acompañado de una amplia representación de su cuerpo técnico a visitarnos de nuevo para darnos entre otras cosas la noticia de que no seguiría como entrenador en el equipo de primera nacional y a cambio iba a hacerse cargo del equipo más importante de cantera: el equipo junior que se estaba formando y con el que se aspiraba a competir en el campeonato de España de la categoría.

El 9 de septiembre comenzaba su trabajo con el equipo junior y el 26 de octubre era cesado en su cargo de entrenador y no por los resultados deportivos, puesto que hasta esa fecha el equipo había sumado cuatro victorias en otros tantos partidos. El motivo que me dijeron a mi fue “por no seguir la línea editorial del club”.

A día de hoy, más de un mes y medio después de su cese, dice desconocer los motivos que lo generaron. Ha hablado con distintos estamentos del club sobre el tema y cada uno le ha dado una explicación, pero ninguna lo suficientemente contundente  y convincente como para saber realmente los motivos que le hicieron abandonar un proyecto en el que creía y con el que estaba ciertamente ilusionado.

Cuando se hizo cargo del equipo fueron claros con él. Por un lado le pidieron que consiguiera un equipo competitivo para disputar el campeonato de España de la categoría y por otro lado le dijeron que su otra misión era la de formar jugadoras que estuvieran capacitadas para entrar en la dinámica del equipo de Liga Femenina, tanto si era para entrenar o para una hipotética participación en los partidos. El último reto era que jugadoras de su equipo, cuantas más  mejor, terminaran en el equipo de Liga Femenina. Estos retos son los que le empujaron y le ilusionaron de cara a hacerse cargo de este grupo.

 Luego y según nos comenta en la entrevista se incluyeron dos variables que de alguna manera cambiaron el planteamiento inicial. Por un lado el ser tratado como un entrenador de cantera, cuando él se considera entrenador, pero no específicamente un entrenador de cantera. El segundo el cambio en la dirección técnica del club

Santiago Granados, tal como avanza la conversación, va desgranando datos y dejando sensaciones que de alguna manera nos llevan a intuir los motivos de su cese. Santiago llegó al club de la mano de Juan Cabrerizo, justo el año en el que Juan dejaba de ser el director de cantera de lo que entonces todavía era el CD Covibar. Luego estuvo bajo las órdenes de Marco Marcos la temporada pasada y este año su “jefe” era Jorge Osma. Con ninguno de los dos primeros tuvo problema alguno. Es más, afirma que, no ha tenido con Osma más discusiones o conflictos de los que había tenido anteriormente con los dos directores mencionados. Si reconoce que con Jorge Osma, ha tenido algunos temas, que ahora a toro pasado y tras haberlos analizado fríamente, han supuesto un desgate en la relación ciertamente importante.

Santiago considera que por su trayectoria, quizá no podía ser tratado como un entrenador de cantera más. El lleva 25 años entrenando, y dice que cree que no puede ser considerado entrenador de cantera pese a estar entrenando en cantera. No se le puede etiquetar, o así lo considera él, como un entrenador de cantera más. No es un técnico que llega a Rivas con 22 años tras haber entrenado  a dos equipos de colegio y a uno federado. Su trayectoria le permite pensar que aunque entrene a un equipo de cantera, su formación y experiencia tras 25 años en el baloncesto dirigiendo equipos es superior a la que puede tener cualquier joven que empieza.

Incluso en un momento de la conversación sale a colación su experiencia como director técnico  en el Miscasa Villalba dónde llegó a tener un equipo en EBA y otro en Liga Femenina 2 y dónde Luis Guil, actualmente entrenador del Murcia en la ACB, estuvo a sus órdenes. Por eso sabe lo que es llevar una dirección técnica del club. La dirección técnica está para marcar pautas deportivas, que “yo he cumplido a rajatabla” y para cuidar el material humano del club.

Ese fue el primero de los desencuentros con Osma, una persona de la que reconoce que tiene formación, preparación y conocimientos como para ocupar el cargo que tiene, pero con el que no parece haber conectado especialmente bien.

Reconoce honestamente que cuando se hace cargo del equipo ya sabe que Marco Marcos no va a seguir y de hecho y como según dice Santiago se conoce y sabe que es una persona directa, que tiene carácter y que cuando considera que una cosa no se está haciendo bien lo dice abiertamente, aunque si es una instrucción directa del club, la cumple, muestra estos temores al club y en el club le tranquilizan. Reconoce Santiago lo que ya había comentado antes. Es consciente de la valía de Osma, sabe que ha estado en Canoe, en el Real Madrid y asevera que “Osma tiene más experiencia que todos  nosotros  juntos”, incluyéndose dentro del grupo. Pero lamentablemente las cosas son como son y “él está dentro y yo estoy fuera”.

Por eso cuando le preguntamos si se arrepiente de algo y si cambiaría algo, es tan rotundo como durante toda la entrevista y dice que lo único que cambiaría es, que si pudiera rectificar algo, se hubiera marchado él en septiembre, el día 9, sin ni siquiera haber comenzado la temporada.  Es el momento en que se le transmite desde la dirección técnica del club, de malas maneras, que con su manera de trabajar no se llega a ninguna parte y que sus conceptos baloncestísticos no son los adecuados para conseguir lo que deportivamente se espera del equipo.

Fichar a Santiago Granados tiene cosas buenas y cosas malas. Las malas si es que pueden considerarse así, es que cuando no está de acuerdo con algo lo dice. Siempre educadamente y en “petit comité”. De hecho asegura que posiblemente serán muchos los que al escuchar o leer el resumen de la entrevista se enteren de los motivos que el intuye que propiciaron su cese.

Cuando le entrevistamos tras la disputa del primer partido de la temporada ante Estudiantes, Granados se mostraba feliz por la victoria, expectante por no conocer la categoría en la que estaba entrenando y ante mi pregunta de si no era un engorro para él   no disponer de todas las jugadoras en los entrenamientos y partidos, afirmaba sin dudar, que para nada. Que eso era lo mejor para el club, para las jugadoras e incluso para su equipo. Sin embargo por ahí vino uno de los desencuentros que tuvo con Osma. Tras la lesión de Amaya Valdemoro y tras reclamarse la presencia de Marina Lizarazu para uno de los partidos que el Rivas Ecópolis disputaba fuera, a la pregunta de si podría contar con Marina para el siguiente fin de semana, el director de cantera le contestó que no lo sabía. Eso no le gustó. El considera que si eres director de cantera, tienes que dar respuestas claras a lo que te plantean desde los equipos de cantera. Esas dudas o esas respuestas a medias le molestaron y se hace evidente en el tono que adquiere la entrevista mientras hablamos de ese tema.

Ante unas evidencias tan grandes, le pregunto si fue su relación con Jorge Osma lo que motivó su salida del club. Dice que fue lo que desencadenó su cese, si bien dice que para que se produjera contó con toda seguridad con apoyos dentro de la directiva del club.

Repasamos hombre por hombre a alguno de los que pudieron tener influencia y asegura no tener la más mínima queja de Miguel Méndez, actual entrenador del primer equipo y del junior que él dejó. Antes de iniciarse la temporada tuvo una reunión con Méndez y Osma y le preguntó a Miguel si quería que su equipo hiciera algo en especial, que entrenaran algo en concreto o que le marcara algún tipo de directriz. Méndez le dijo que hiciera lo que creyera oportuno y que podía actuar con total independencia. Santiago lo que entendió como un apoyo tácito a su trabajo. Sin embargo, en esa misma conversación Jorge Osma le conminó a que siguiera las directrices que tenía marcadas desde el club para todos los equipos de cantera en cuanto a sistemas de juego.

Ese considera Santiago Granados que fue su máximo error. No oponerse entonces a que le cercenaran su libertad para trabajar tal y como lo ha hecho durante toda su vida. Él ha tenido siempre un estilo y todos lo que lo conocen saben como trabaja y cuales son sus métodos.

El siguiente nombre en salir a colación fue el de José Juanas, manager general del Rivas Ecópolis y persona con mucho peso dentro del organigrama del CB Rivas. También ahí es taxativo al afirmar que no ha tenido ningún problema con Juanas. Dice que Juanas no le ha fallado nunca y  según comenta Santi, José Juanas se enteró de muchos de los problemas que había tenido con Osma a raíz de una conversación que mantuvieron entre Juanas y Granados quince días después de haber sido cesado.  Cuando le pregunto si no cree que José Juanas hubiera podido evitar el cese, Santiago dice que para hacerlo hubiera tenido que desautorizar a Jorge Osma y que lógicamente si tienes y nombras un director de cantera es para dejarle trabajar con total libertad en los temas de los que es responsable.

Si le expuso José Juanas algo de lo que personalmente a él  le hacía sentirse incómodo y que no le gustaba de Santiago como técnico. Era la excesiva vinculación que parecía adquirir con las jugadoras. Vinculación exclusiva en el aspecto deportivo, pero que entendía que Juanas se  podía sentir molesto de alguna manera por este hecho, porque siempre es difícil de desvincular ese afecto y se tiene el miedo de que en un momento determinado se vaya el entrenador y se llevé con él a muchas de las jugadoras. Que la plantilla sea de alguna manera “propiedad” del entrenador y no del club.

Santiago, sin embargo, ve  en esa complicidad que crea con sus jugadoras algo muy positivo. Las jugadoras tienen una fe ciega en él y como dice muy gráficamente eso le permite invitarlas si es menester a derribar una pared a cabezazos y que lo hagan sin preguntarse si es posible o no. Entiende que José Juanas se sienta algo molesto por ello, pero al mismo tiempo cree que eso era positivo para el equipo y máxime cuando para nada él se planteaba irse y mucho menos llevarse a nadie. Incluso reconoce que tres de las jugadoras del equipo se quisieron ir al enterarse de su cese y que las hizo prometer que no lo harían porque cree que el permanecer en el equipo es lo mejor para todas.

Se extiende en lo de la vinculación y afirma que de la misma manera que a una jugadora profesional la puedes exigir lo que sea debido a que para ello cobra un salario, a una jugadora de estas a las que nos referimos, se la tiene que exigir por la vía del convencimiento y la complicidad para alcanzar unos objetivos concretos.

Le ha molestado profundamente y le ha dolido especialmente que alguien, del que no quiere dar más datos, haya tratado de justificar su cese en base a mentiras. Según explica, y tampoco aquí quiere dar más datos, a una de las jugadoras de su equipo trataba él de convencer a sus superiores para que la subieran a trabajar de vez en cuando con el equipo de Liga Femenina, sin que le hicieran caso. Parece ser, por lo que dice, que al padre de esa misma jugadora le han dicho ahora tras su marcha que era él el que no quería que subiera con el primer equipo y que ahora con Granados fuera del club le irá mejor. Las mentiras dice que no las soporta y que le han dolido especialmente.

Otra cosa de las que dice sentirse molesto es que muchas de las reivindicaciones que hacía para su equipo, ahora se las hayan concedido a Méndez. Aquí con la vehemencia de la que hace gala a lo largo de toda la entrevista, dice constantemente que “como es natural” al referirse a esas concesiones. No le duele que se la den a Miguel Méndez porque considera que eran peticiones lógicas. Tan lógicas como las que a él le denegaron que eran las mismas en un noventa por ciento. Por eso cree que si hubieran seguido igual tras su cese, denegando esa serie de peticiones que él hacía, le hubiera parecido un error, pero con coherencia. Ahora piensa sin embargo que han hecho lo que debían, pero tras haberle costado a él su puesto.

Le pregunto si cree que tiene las puertas del Rivas Ecópolis cerradas para siempre y dice taxativamente: “En absoluto”.

La siguiente pregunta ¿Volverías de nuevo al club? La respuesta igual de contundente: “Mañana mismo”

La última ¿Con Jorge Osma de director técnico? No. Es la única condición que no podría aceptar viendo los precedentes. O si, pero siempre y cuando yo no tuviera que reportar a él. Si no ha funcionado ahora, no creo que funcionara en el futuro.

De los objetivos que le plantearon en un principio, dice que empezó con muchas dudas. No conocía la competición y no conocía a los rivales  ni el propio potencial del equipo, sin embargo y vistos los cuatro primeros partidos, cree y no trata de poner en un brete al actual entrenador del equipo, está convencido de que se clasificarán para el campeonato de España.

Ahora, Santiago Granados espera que alguien se acuerde de él y que sea capaz de dejarle trabajar sabiendo como es y como trabaja. Está viendo baloncesto e incluso ha coincidido en alguna cancha con Miguel Méndez y han visto un partido juntos, teniendo pendiente una comida o café, dado que su relación y lo reitera de nuevo fue buena y sin problemas entre ellos.

La charla se alargó y seguramente aquí no queda reflejada de ninguna de las maneras la vehemencia del entrevistado y la sinceridad que transmitió en cada una de las respuestas. Su verdad es clara y la defiende a muerte. No tiene dudas de lo que hace y porque lo hace. Es una lástima que un técnico así no haya podido tener cabida en un club que trata de ser exigente en el trabajo de cantera, pero desde luego, parece un lujo prescindir de alguien que al margen de sus errores, ha demostrado una capacidad para entrenar que no admite duda de ningún tipo.

Terminamos con un tema mucho más agradable. Ahora y desde fuera,  nos gustaría saber que jugadoras ha visto  en el que era su equipo con capacidad de progresión importante.

Cita a Laura Rodríguez, una jugadora que le ha sorprendido gratamente y vuelve a hacer un inciso para decir que había personas en la junta directiva que no querían que siguiera. Son los mismos que ahora le dicen que al no estar Santi, le van a ir mejor las cosas.

Luego Paloma Abreu, con la que ya contó en el Primera Nacional, Marta Pérez está por explotar, Marina Lizarazu a la cual le ha venido muy bien el europeo pasado. En general hay un muy buen grupo de jugadoras.

La última pregunta es referida a si ve a alguna con condiciones para jugar en Liga Femenina. Es rotundo. Marina Lizarazu  está preparada técnica, táctica y físicamente para jugar en Liga Femenina. Le falta madurar personalmente, pero es jugadora de Liga Femenina. Marta cuando consiga dominar ese temperamento tan fuerte que tiene también considera que tiene opciones.

No se ha sentido con fuerzas todavía de ver a su ex equipo aunque cree que ya ha llegado el momento de hacerlo y posiblemente este fin de semana que juegan en Pozuelo se atreva a ir a encontrarse con el pasado más reciente de su carrera. Le deseamos suerte y esperamos volver a verle por aquí.

 

Los Deportes en Rivas Vaciamadrid

Acerca de Nosotros |Privacy Policy | Contacta con nosotros | ©2006 A.C.T.C. Radio Cigüeña