RADIO CIGÜEÑA 98,4 F.M. - DEPORTES

OYE, ¿COMO VAN?

LA INFORMACIÓN DEPORTIVA EN RIVAS VACIAMADRID

 

Entrevistas

no hay entrevistas de audio

 

 

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las entrevistas de los martes en “Oye... ¿Cómo van?” (18-10-11)

Ana Navas, Alejandra Balboa y Adriana Balboa, entrenadoras del Club Elemental de Gimnasia Rítmica de Rivas Vaciamadrid

La Gimnasia Rítmica es uno de los escasos deportes capaz de abarrotar dos veces en el mismo día el pabellón cubierto del Cerro del Telégrafo.

Para nuestras invitadas de hoy, en voz de Alejandra Balboa, el motivo de esos llenos es que la rítmica engancha. Que tiene mucho tirón entre los padres y que sobre todo en las edades tempranas de las niñas les gusta a las practicantes y les gusta igualmente a los familiares.

Alejandra Balboa es la coordinara del Club de Gimnasia Rítmica de Rivas en lo que a competición se refiere. Junto a ella está Ana Navas que es la máxima responsable de la gimnasia rítmica a nivel municipal y que se encarga actualmente de coordinar las escuelas. Nuestra tercera invitada del día es Adriana Balboa que es entrenadora del club y que fue competidora en este mismo deporte.

Ana Navas, responsable de las escuelas, es una persona que dice que lleva alrededor de 17 años trabajando en la rítmica aquí en Rivas y lo que más me ha llamado la atención de ella es la capacidad que tiene en las exhibiciones fin de temporada de hacer trabajar sobre el tapiz a numerosos grupos de hasta 20 niñas de una manera coordinada y organizada. La manera de conseguir el “milagro” es la paciencia, el cariño y porque no decirlo, la experiencia.

Ana es de Valladolid. Se vino a Rivas por circunstancias familiares y prácticamente desde entonces se puso a trabajar en la gimnasia rítmica en el Parque y en La Escuela. Es imposible para ella saber la cantidad de niñas que han pasado por sus manos en estos años. Dice que actualmente hay unas 300 niñas entre escuelas y el club. Cuenta como anécdota que cuando sale de vacaciones, a veces a lugares ciertamente extraños, siempre hay alguna niña que la reconoce y la saluda.

Para Alejandra, entrenadora y coordinadora de la competición, lo más difícil a la hora de entrenar en la gimnasia rítmica es  a causa de las diferencias de edad que hay de unas a otras niñas. Trabaja con niñas que van desde 7 años hasta otras que con 18 ya están en la universidad. Esas diferencias de edad, de mentalidad y las diferentes etapas que van pasando es lo que hacen de su trabajo algo muy complicado y al mismo tiempo apasionante.

Con las pequeñas es el mantener o hacerles mantener la atención y la concentración. Para las mayores compaginar la dureza del entrenamiento con los estudios. Hay que acompañarlas en las diferentes etapas que van atravesando. Alejandra es consciente de que la rítmica es un deporte que exige muchas repeticiones del mismo gesto para tratar de conseguir la perfección. Eso es muy duro y de hecho, según asevera, para competir a cualquier nivel las niñas han que tener un perfil de entrega. Desde lo más básico y dado que es un deporte muy técnico, exige mucho trabajo y concentración y desgasta a las deportistas y también a las entrenadoras. Pero engancha.

Para conseguir que unas niñas de cuatro años consigan repetir al mismo tiempo un gesto hace falta tiempo. Ana Navas nos comenta que hay que hacerlo muy lentamente y a través de juegos. Juegos en los cuales poco a poco van introduciendo los elementos. Siempre en pequeñas dosis, cambiando mucho de actividad y sin que las mismas deportistas se percaten de sus progresos. El simple hecho de botar una pelota tiene su técnica y hay que enseñárselo. Hay que evitar el aburrimiento. Hacer que las niñas capten la atención y enseguida cambiar de elemento. De un curso a otro se nota mucho la diferencia.

Alejandra entrena con las de competición cinco horas semanales. Es consciente de que a pesar de que cinco horas parecen muchas, es de los clubes que menos entrenan. Sabe que quizá deberían entrenar más, pero piensa que las niñas tienen que tener también vida fuera de la rítmica. Apunta, eso si, que gestionan muy bien el tiempo del que dispone y lo aprovechan muy bien. Nos recuerda que, a la hora de competir, una niña realiza un ejercicio en alrededor de un minuto y medio si es individual y de algo más de dos minutos si es de conjunto. Mucho trabajo de entreno para una competición tan corta.

Adriana Balboa, desde su experiencia de  gimnasta que compitió en campeonatos de España es la que nos aclara lo que hace falta trabajar para competir al máximo nivel. En su club trabajaba 15 horas semanales las distintas facetas de la rítmica, entrenamiento, danza y ejercicios complementarios. Cuando se llega a competir internacionalmente viven juntas, se concentran en largos periodos en los cuales apenas ven a sus propios padres y tienen periodos de concentraciones y de vacaciones familiares, pero siempre con la rítmica como principal objetivo.

Confiesa Adriana que pese a esa evidente dureza, sobre todo mental, la rítmica engancha y no cuesta esfuerzo cuando te gusta mucho el realizar cualquier tipo de sacrificio. Si te gusta, por pura motivación, se está trabajando las horas que sea menester.

Si tras un año trabajando se tiene un mal momento y el ejercicio sale mal es el apoyo de padres, amigos y entrenadoras lo que tiene que hacerte superar el mal momento. Las entrenadoras tienen que apoyar cuando las gimnastas han trabajado bien, salga como salga el ejercicio y reprobar si ven que los fallos han sido por despistes o por no realizar cosas que se tenían advertidas. En cualquier caso, la figura del entrenador es fundamental en los malos momentos. Para animar o corregir, según las circunstancias de la gimnasta.

Le pregunto a Ana que quienes son más exigentes, si los padres o los entrenadores y no se moja demasiado. Dice que depende y que son los entrenadores los que también deben de controlar eso. En su club, que como dice ella es un club elemental, hay limitaciones y su objetivo es uno. No se plantean ir a más y luego a más sin techo. Todo en su justa medida. Mentalizar a los padres para que no se metan en su trabajo y comprendan que ellas buscan lo mejor para sus hijas.

La estructura de la gimnasia rítmica en Rivas está montada alrededor del club. El Ayuntamiento ofrece la posibilidad de realizarla y lleva la gestión de las escuelas municipales. Tiene un acuerdo con el club que lleva a este a encargarse de las clases, poner los entrenadores, hacer la exhibición anual y competir con el nombre de Rivas. Actualmente hay una lista de espera enorme.

El motivo de hacer solo cinco horas de entrenamiento es debido en parte a la escasez de instalaciones dado que se sienten en cierta manera privilegiadas de ser las únicas que comparten el Cerro del Telégrafo con el baloncesto, pero eso les limita un poco en su utilización. Otro motivo es que para ellas, las niñas tienen que tener vida social al margen de la gimnasia. Con las horas que entrenan tienen a dos gimnastas compitiendo en preferente que es la máxima categoría en competición en la gimnasia rítmica. La otra categoría es la básica.
Alejandra se siente orgullosa de lo que consiguen trabajando dos días  a la semana. Es muy meritorio.

Cuando consideran que una chica destaca y que está a más nivel del habitual, la derivan a otro club dónde pueda trabajar más y alcanzar los objetivos que ya se han marcado.

Ana quiere matizar que de todas las formas no es ese su objetivo. Ella aboga por que haya una mayor participación de gimnastas en detrimento de la alta competición. Es la filosofía del club y es lo que ellas quiere fomentar entre sus gimnastas: deporte sano, disfrutar con lo que hacen y competir, porque es su meta. Meta sí,  pero no es el objetivo competir y ganar. Son escuela y un club elemental y solo con eso ganan copas, medallas….

Algunas de las entrenadoras del club o de los distintos colegios de Rivas salen de entre las mismas practicantes con el paso de los años. Tanto Ana como Alejandra o Adriana son conscientes de que viendo entrenar y trabajar a las gimnastas se detecta de una manera clara a aquellas que van a servir posteriormente como entrenadoras. Tienen unas condiciones técnicas, pero sobre todo humanas que las hace ser referentes para las más pequeñas. Suelen ser niñas que han competido, las ayudan, les sirven de modelo y por supuesto se forman. La federación e incluso el ayuntamiento han organizado cursos de formación y  es a partir de los 16 años cuando pueden hacer esos cursos.

Le pregunto a Adriana que como ha disfrutado más si como practicante o como entrenadora y nos confirma lo que habíamos intuido a lo largo de la entrevista: que este deporte es su pasión y que entrena y se ejercita y que sobre todo está muy pendiente de sus niñas. De sus problemas de sus alegrías y de sus vivencias. No es capaz de decir como y cuando ha disfrutado más. Si afirma sin dudar que ha sido y es muy feliz en ambas facetas y que incluso ahora se monta en su casa sus ejercicios para seguir practicando y disfrutando de este deporte.

No tienen piques entre ellas como entrenadoras. Cada una de ellas realiza su parte de trabajo y como dice Alejandra son como una pequeña jerarquía pero dentro de una familia. Se llevan bien entre ellas e incluso son la envidia de otras entrenadoras de otros clubes por ver el buen ambiente que reina aquí en Rivas en el club de rítmica.

Reitera por último Ana que cuando una de las niñas destaca, se les dice primero a los padres y se les explica el porqué se le da un tipo de entrenamiento distinto que a las demás. Incluso al resto de los padres se les explica el porque se toman unas decisiones u otras. Porqué a una niña se le incluye dentro de un conjunto o se le da un entrenamiento específico. La claridad en la exposición de argumentos previene de futuros problemas.

Como el tiempo dedicado a la entrevista ha transcurrido con la rapidez que es habitual, el último minuto lo dedicamos a invitarles formalmente a nuestro 25 aniversario y dentro de él a las doce horas de información deportiva en directo que realizaremos el próximo 19 de noviembre de 10 a 22 horas. Para ese día volvemos a quedar citados con ellas o con otros componentes del club.

Los Deportes en Rivas Vaciamadrid

Acerca de Nosotros |Privacy Policy | Contacta con nosotros | ©2006 A.C.T.C. Radio Cigüeña