RADIO CIGÜEÑA 98,4 F.M. - DEPORTES

OYE, ¿COMO VAN?

LA INFORMACIÓN DEPORTIVA EN RIVAS VACIAMADRID

 

Entrevistas

 

 

IMÁGENES

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las entrevistas de los martes en “Oye... ¿Cómo van?” (25-05-10)

Nuria Ariza Cortés, campeona de España de Canicross y miembro de Lealcan, club de Canicross de Rivas.
 
El Canicross es una actividad deportiva en la que los participantes corren unidos a un perro atados de la cintura por una goma elástica. En el desarrollo de la prueba, los perros siempre tienen que ir corriendo a la par o delante de los humanos.

Nuria Ariza se inició en el Canicross de una manera casual. Su marido tenía muchas ganas de tener un perro y Nuria en principio era reacia a tenerlo. Como una forma de convencerla de lo importante que podía ser la presencia del can en casa, su marido le insistió diciéndole que a una persona como ella le podía venir muy bien de cara a salir a correr, actividad que ella realiza asiduamente.

Porque Nuria ha practicado el atletismo durante toda su vida e incluso ahora es frecuente verla participar en carreras populares de hasta 10 kilómetros.

Lo cierto es que por fin decidieron adoptar un perro y se decidieron por uno de una raza que ella cree que puede ser galgo inglés, si bien no tiene la certeza absoluta de lo que sea. Efectivamente se acostumbró a salir a entrenar con el perro y poco a poco se fue informando del Canicross e incluso empezó a practicarlo. Contactó después con Lealcan, el club de canicross de Rivas que cuenta con alrededor de sesenta socios y de ahí a competir ya sólo hubo un paso.

Actualmente y tras poco más de un año de actividad deportiva, se ha proclamado campeona de España y además es rara la prueba en la que acompañada de Max, que es como se llama su perro,  no consigue la victoria.

El nombre del perro es adaptado del que le puso su hijo de nueve años. El lo bautizó como Más, refiriéndose a que era el que más corría de todos los perros.

Y es que Nuria podría ser calificada como una súper mamá. Concilia como puede su labor de madre de tres hijos, trabajadora y deportista si bien cuenta con la complicidad e inestimable ayuda de su marido que es el que se hace cargo de los hijos o de las tareas domésticas cuando Nuria sale a entrenar.

El Canicross es un deporte en el que aunque el protagonismo es mutuo entre perro y humano las normas están claramente estipuladas de cara a la protección del medio ambiente y del animal.

Así pues, no se permite jamás azuzar, golpear o incluso insultar al compañero de fatigas que es realmente el que tira de uno. La compenetración entre ambos elementos competitivos debe de ser máxima y está prohibido tirar del perro si este decide que está cansado y decide pararse. Lo más complicado para el atleta es que en las salidas el perro tira mucho y no es difícil que te arrastre y pueda hacerte caer al suelo.

Además los deportistas deben de recoger los restos orgánicos que el animal pueda dejar durante la prueba e incluso los recipientes que reciben en los avituallamientos deben de llevarlos con ellos hasta llegar a los lugares previstos para su recogida.

Antes de cada prueba un veterinario revisa el estado de todos los animales observando especialmente que tengan bien las almohadillas de las patas, así como que no tengan heridas en ninguna parte. Igualmente les ausculta para tratar de ver si tienen algún tipo de dolencia que pueda impedirles la participación en la prueba.

Dada la especial dureza de estas pruebas y las características de los perros, sólo puede celebrarse una prueba de canicross si la temperatura es de 20 grados o menor. Si la temperatura es superior a 20 grados, nunca se corre.

Las pruebas se realizan habitualmente en parajes naturales y son de entre cinco y diez mil metros de distancia. Hay gran  cantidad de jueces apostados a lo largo del recorrido de cara a que no se realicen infracciones y que sobre todo la seguridad de los canes esté siempre plenamente garantizada.

Los momentos más complicados y tensos son siempre las salidas. Los perros son conscientes de que van a competir y en esos momentos están nerviosos y puedes ser un poco más agresivos de lo habitual. Durante la prueba es importante estar pendiente de que sigan siempre la dirección adecuada evitando que se crucen y puedan hacer caer a otros participantes.

Nuria confiesa que ahora no le gusta demasiado que ni su marido ni nadie salga a correr con Max, porque los perros se acostumbran a la persona que habitualmente entrena y compite con ellos y el cambiarles de manos puede de alguna manera ser contraproducente.

Sus hijos, pese a ser pequeños, están orgullosos de su mamá porque gana muchas veces y en el trabajo de Nuria, poco a poco, sus compañeros se han ido interesando por su actividad y cada vez que compite sabe que le van a preguntar por el resultado de la competición en la que ha participado.

Terminamos la entrevista, que se hizo corta y muy amena, hablando del deporte femenino en general y de la poca repercusión que tiene en los medios de comunicación. Confesaba Nuria que se enfada y siente impotencia cada vez que dentro de cualquier deporte ve la trascendencia que se da  a los resultados que obtienen los hombres, mientras que las mujeres siempre quedan en un segundo plano y con escasa repercusión sea el que sea resultado obtenido.

En la parte que nos toca, nosotros le garantizamos que en Radio Cigüeña, tendrá siempre que lo desee, un sitio en el que exponer sus denuncias, resaltar sus éxitos y trasmitir sus opiniones. Es la promesa que hacemos a todos los y las deportistas que pasan por nuestro programa deportivo de los martes.

Inicio Menú

Los Deportes en Rivas Vaciamadrid

Acerca de Nosotros |Privacy Policy | Contacta con nosotros | ©2006 A.C.T.C. Radio Cigüeña