RADIO CIGÜEÑA 98,4 F.M. - DEPORTES

OYE, ¿COMO VAN?

LA INFORMACIÓN DEPORTIVA EN RIVAS VACIAMADRID

 

Entrevistas

 

 

IMÁGENES

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las entrevistas de los martes en “Oye... ¿Cómo van?” (18-05-10)

Club Natación Covibar Rivas: Juanjo Dueñas, Eva Gil, Jorge Martín y Ana Vacas

Juanjo Dueñas lleva muchos años vinculado al deporte en Rivas Vaciamadrid y quince de ellos volcado totalmente con la natación. No ha sido amigo  de marcarse metas, pero reconoce que ni en el sueño más optimista era capaz de imaginar una situación como la que vive actualmente su club.

El considera que el momento clave en el despegue se produjo cuando unieron fuerzas las dos entidades que gestionaban la natación en Rivas y a partir de esta unión el crecimiento se disparó a todos los niveles y lo mejor de todo es que parece ser que no se ha tocado techo todavía.

Como pasa habitualmente repasamos o recordamos alguna de las cosas que nos decían las anteriores ocasiones en las que han estado en la emisora y desgraciadamente alguno de los problemas que enumeraba en otras ocasiones siguen vigentes en la actualidad. El más grave, la falta de agua. El aumento de los deportistas y el mayor nivel de los mismos, exige más tiempo de entrenamiento y más calles.

Como la disponibilidad en nuestro municipio es la que es, han tenido que repartir a sus nadadores por otras instalaciones de Madrid. La piscina del mundial, la del Cerro Almodóvar son dos de las instalaciones en las que las chicas y chicos del CN Covibar Rivas realizan parte de sus entrenos.

En cifras el crecimiento se ve con más claridad. De los 16 nadadores con las que se empezó a funcionar en el año 1995 se ha pasado en la actualidad a 240. De los 3000 euros al cambio que tenían de presupuesto entonces, se ha crecido hasta los 250.000 que hay en la actualidad y de los que más de una cuarta parte se destina a lo que es necesario utilizar para que los nadadores del club puedan ir a competir a los diversos campeonatos en los que participan.

Tanto en categoría masculina como en femenina, el club está entre los 16 mejores de España y dentro de la comunidad de Madrid, forma junto a Moscardó, Canoe y Alcorcón el grupo de los cuatro mejores de la actualidad.

La ambición ahora mismo, más que por seguir creciendo, que también, pasa por consolidarse, mantenerse ahí e incluso optar de una vez por todas a tratar de colocarse en la máxima categoría de la natación que engloba a los ocho mejores del país.

Eva Gil confiesa al inicio que cuando se vino a Rivas tomó la decisión más complicada de su vida, porque se encontraba a gusto en el club en el que estaba anteriormente. Le ofreció un entrenador del Covibar la posibilidad de venir a trabajar aquí y pese a lo que tardó en decidirse y lo que le llegó a doler hacerlo, reconoce que ha sido la mejor decisión que ha tomado. Está totalmente identificada con la filosofía del club, vive aquí en nuestra localidad y dice que más que los logros deportivos, lo que más le gusta del club ripense es la implicación de los padres en trabajar y no limitarse solo a acompañar a sus hijos a realizar una determinada actividad deportiva. Lo social es tan importante como lo deportivo.

Valora y mucho la competición pero matiza que nadie pierde el tiempo en natación y que en función del compromiso y del tiempo que se le dedica se está a un nivel o a otro. El club cuenta como es lógico con nadadores muy preparados para la alta competición, pero mantiene igualmente otro grupo competitivo que con menos dedicación defiende en determinados lugares y eventos los colores del club.

Eva se reconoce como la promotora del actual equipo de waterpolo femenino. Dice         que otra de las características del club es que cuando alguien tiene una idea genial, todos se vuelcan en apoyarla y tratan por todos los medios de llevarla a cabo. Cuando pensó en que se podría formar un equipo de waterpolo, se lo propuso a diez de las nadadoras que se involucraron rápidamente en la idea, al principio por probar, pero que inmediatamente se entusiasmaron y no solo no ha decrecido el grupo, sino que ha visto aumentar el número de practicantes. Entrenan a las diez de la noche en Cerro Almodóvar, al lado de Santa Eugenia y solo con eso ya es suficiente para saber que están por la labor de continuar. La progresión ha sido importante y para la temporada próxima esperan participar oficialmente e incluso se plantea crear equipos en una categoría por debajo, alevín y en otra por encima, cadete. Carlos Quesada y Víctor Sánchez le ayudan como entrenadores en este deporte.

De disponer de más agua, dicen tanto Eva como Juanjo que, sería muy factible crear equipo masculino en esta disciplina e igualmente preparar a nadadoras para la natación sincronizada.

Jorge Martín es uno de los nadadores más prometedores del club. Empezó a nadar con diez años para tratar de mejorar con la natación unos problemas que tenía de espalda, al igual que la coordinación. No le gustaba la natación en un principio y acudía porque no le quedaba otro remedio. Poco a poco se fue enganchando a este deporte y rápidamente y con la complicidad de sus padres, se apuntó al club y empezó a progresar de manera importante.

Tanto, que no hace mucho, que se ha proclamado campeón de España en la categoría infantil. Su especialidad la espalda y su dedicación enorme. Entrena de lunes a sábado y asiste a un instituto en el que los horarios están pensados de cara a que los deportistas puedan compatibilizar el deporte y los estudios. De ocho de la mañana a once entrena y a partir de las 11:30 acude a clase para poder seguir con su formación académica. No tiene problemas de momento y tiene tiempo para hacer ambas cosas e incluso para salir con sus amigos cuando puede.

Cuando ganó el campeonato de España, sintió una emoción enorme y antes de  de llegar al final ya era consciente de haber ganado. Su entrenadora fue la primera persona que le felicitó y él se emocionó profundamente, porque no se esperaba obtener un resultado así. El triunfo le ha servido para valorar que el esfuerzo, generalmente tiene premio. Ahora ya piensa en obtener alguna medalla en compromisos internacionales que tiene próximamente.

Ana Vacas fue una de las nadadoras a las que Eva Gil les ofreció el formar el equipo de Waterpolo. Ana nada desde los cuatro años y ahora, con 14 no le importó probar en una disciplina nueva. Se apuntó y reconoce que pese a no haber jugado nunca seriamente a este deporte, se aficionó de manera inmediata.

Lo más complicado es nadar con una sola mano o saber que tienes que ir controlando el balón lo más rápido que puedes para que las rivales no te lo quiten.

Es zurda y como es minoría, ese aspecto le facilita el tener el puesto más asegurado dentro del equipo. Agradece enormemente el esfuerzo de sus padres por el apoyo constante que le han brindado y por seguir apoyándola ahora con este deporte.

No tiene problemas con los estudios, sale con amiga/os de la natación o no y reconoce que alguno de sus amigos, cuando sabe que se va a entrenar a las diez de la noche piensa que está un poco loca.

Dice de Eva, que es una gran entrenadora, exigente cuando debe serlo y que lo que más le molesta (a Eva) es cuando ve que no entrenan con la concentración y dedicación que ella les pide. Es consciente de que les queda mucho por mejorar, pero al mismo tiempo ha visto la progresión que han alcanzado y está ilusionada con empezar a competir en serio.

Finalizamos la charla, que duró 45 minutos, con el deseo expresado por Juanjo Dueñas en orden a que termine la crisis, se construya la ciudad deportiva que se proyectó en su momento y que en ella se pueda ubicar un vaso, pero si es posible de 50 metros. Esa sería la siguiente etapa que multiplicaría el crecimiento de nadadores y club. Con ese deseo compartido, finalizamos

 

 

Inicio Menú

Los Deportes en Rivas Vaciamadrid

Acerca de Nosotros |Privacy Policy | Contacta con nosotros | ©2006 A.C.T.C. Radio Cigüeña