RADIO CIGÜEÑA 98,4 F.M. - DEPORTES

OYE, ¿COMO VAN?

LA INFORMACIÓN DEPORTIVA EN RIVAS VACIAMADRID

 

Redes

 

 

 

PICO DE LA NAJARRA

PICO DEL LOBO

PEÑA CEBOLLERA

Pico
Nevero y Peñacabra

Siete Picos



La Maliciosa

Pico Reventón y Cerro Morete

Montón de Trigo







 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

RUTAS PARA DISFRUTAR

DOSMILES DE MADRID


El Yelmo (1.717m)

Situación: La Pedriza de Manzanares.

Alberto CardeneteCómo llegar:: El trayecto en coche es de 50 km., desde Madrid. Por la carretera M-607 hasta Manzanares el Real, y ahí hasta la Avenida de la Pedriza.

Acceso: Aparcamiento de “El Tranco”, en la Avda de la Pedriza.


DESCRIPCIÓN:

Una vez que aparcamos el coche junto al Restaurante Julián en la zona conocida como el Tranco subimos por su lateral una breve cuesta y ya vemos las primeras indicaciones que nos marcan el camino hacia El Yelmo. Esta mole granítica de color rosado, cuya cara sur es visible desde Madrid, recibe su nombre popular por la similitud con un casco medieval. Su primera ascensión fue en la segunda mitad del siglo XIX y desde entonces tanto esta roca como todo su entorno se han convertido en paraíso de escaladores y senderistas. Este mundo de piedras que es la Pedriza tiene infinidad de rincones cuyas características piedras forman figuras geológicas con nombres tan atractivos y vistosos como “El elefantito” por poner un ejemplo.

Superamos la primera cuesta y seguimos las indicaciones, las señales blancas y amarillas serán abundantes en este primer tramo. El camino gana altura con rapidez y no da respiro. Progresamos como si de una escalera se tratara entre jaras y piornos, salpicados por unas pocas encinas, enebros o robles. El roquedo es impresionante y a más altitud mejores perspectivas de sus caprichosas y variadas formas. Alcanzamos una primera praderita donde reponemos fuerza y algunas cabras montesas se acercan esperando su parte del almuerzo. En lo alto podemos observar buitres leonados que cogen las térmicas para ganar altura. Retomamos el ascenso entre rocas y ya disfrutamos de unas estupendas vistas de Manzanares el Real, con su majestuoso castillo, y del Embalse de Santillana a sus pies. Alcanzamos una gran pradera cruzada por un pequeño arroyo y ya sólo nos queda un último tramo de pronunciada pendiente para llegar a la base de la pared de 150 metros. Aquí podemos ver diversas cordadas de escaladores. Nosotros, más modestos, continuamos hacia la derecha, en dirección este para rodear la montaña y alcanzar su cara norte. Tras un breve camino giramos hacia el norte siguiendo el sendero, donde poco después nos internamos entre grandes piedras hasta alcanzar la base de la chimenea que nos dará acceso a la cumbre. Los hitos facilitan la elección del mejor y más cómodo camino. Una vez junto a la chimenea, vemos su estrechez y nos armamos de valor para afrontarla. La dificultad es pequeña y el riesgo ninguno pero son unos quince metros encajonados entre paredes. Sin peligro y disfrutando mucho de esta pequeña escalada (no es necesario cuerdas ni seguro alguno) salimos al otro lado y ya giramos a la derecha donde vemos el vértice geodésico a unos diez metros de distancia. Lo alcanzamos y ahora sí disfrutamos de este laberinto granítico que es la Pedriza, de su verticalidad y de sus múltiples y variadas formas y cuyos límites sólo están en nuestra imaginación.

El regreso lo hacemos por el mismo camino y sin mayores incidentes alcanzamos el aparcamiento donde nos espera el almuerzo junto al arroyo.

 

FICHA: 5 horas.

Longitud: 7 Km.

Desnivel: 700 m de subida, y lo mismo de bajada.

Dificultad: Media (por la escalada final).

Material:
Calzado adecuado, ropa cómoda y de abrigo, gafas de sol, protección solar y labial, y agua

Consejos: Consultar previsión meteorológica (www.aemet.es)

Colaboración de: Alberto Cardenete

Acerca de Nosotros |Privacy Policy | Contacta con nosotros | ©2006 A.C.T.C. Radio Cigüeña